La importancia del empleo femenino

Escuchar

Publicado en Público.es el 17 de abril de 2014

Dos prestigiosos centros de investigación de Estados Unidos (el Center for American Progress y el Center for Economic and Policy Research) acaban de publicar hace unos pocos días un informe del elaborado por Eileen Appelbaum, Heather Boushey y John Schmitt que revela unos datos muy importantes sobre el efecto que el empleo femenino tiene sobre el conjunto de la economía y que me parece que tienen una gran relevancia sobre lo que puede ocurrir en España en el futuro inmediato (el informe se titula The Economic Importance of Women’s Rising Hours of Work. Time to Update Employment Standards y puede leerse completo en inglés aquí ).
Sigue leyendo

Los éxitos de Rajoy que maravillan al mundo

Escuchar

Publicado en Público.es el 10 de abril de 2014

El presidente del gobierno español acaba de declarar que “fuera de España nos miran como ejemplo de cómo salir de la crisis”. Trata, una vez más, de convencer a los españoles de que su gestión económica está siendo un éxito y que nos lleva a superar los problemas económicos de los últimos años. No solo nos asegura que salimos de la crisis sino que además lo hacemos de modo ejemplar.

Ya he comentado en artículos anteriores que los datos no confirman esta idea tan optimista y que más bien se puede creer que se trata de una estratagema, inicialmente planteada por Botín y otros miembros de la gran patronal para tratar de evitar una derrota estrepitosa en las próximas elecciones europeas del Partido Popular, que tan magníficamente defiende sus intereses, y para generar también una oleada de buenas expectativas que pudiera impulsar cambios en la conducta de los sujetos económicos. Sigue leyendo

Un cambio a peor

Escuchar

En el artículo de esta semana en El País Andalucía muestro que los datos de empleo de los que se siente orgulloso el gobierno de Rajoy solo indican que las cosas van a peor. Puede leerse aquí.

Presentación del libro “Desiguales por ley” de María Pazos en Sevilla

Escuchar

mariap

El miércoles 9 de abril a las 18,30 se presenta en Sevilla el magnífico libro de María Pazos ”Desiguales por ley. Las políticas públicas contra la desigualdad de género”. El acto será en el Palacio de los Marqueses de Algaba (Plaza Calderón de la Barca s/n en Sevilla) y en él intervendremos Kechu Aramburu, Teresa Alba y yo, además de la autora.

El capitalismo (15)

Escuchar

El gráfico de abajo muestra cómo se distribuye la riqueza financiera en Estados Unidos. Aunque está en inglés creo que se entiende perfectamente: el 20% más rico posee el 85% de todos los activos financieros.
Lo bueno es que todavía hay quien sigue creyendo que el capitalismo proporciona a todo el mundo iguales oportunidades para vivir (Gráfico procedente de Capital Ownership and Inequality).

>

20140401-234205.jpg

Argumentos de la Junta de Andalucía contra el gobierno del PP para defender la ley andaluza de función social de la vivienda

Escuchar

Hace unos meses, la Junta de Andalucía aprobó la Ley de Medidas para Asegurar la Función Social de la Vivienda con la que, entre otras cosas, se trataba de hacer frente al daño social que ha ocasionado la irresponsable política de crédito de los bancos en los últimos años: millones de casas vacías, 600.000 en poder del llamado “banco malo”, y medio millón de personas desahuciadas, muchas de ellas quedándose sin vivienda.

Para ello, la ley contempla una serie de medidas bastante prudentes e incluso más bien moderadas, que no van mucho más allá de las que hay en otros muchos países europeos desde hace años. Pero enseguida de ser publicada, la banca, el gobierno y algunas autoridades europeas manifestaron su rechazo: como siempre, cuando se trata de ayudar a los más pobres las pegas surgen por doquier, a diferencia de lo que ocurre cuando se trata de ayudar a los banqueros y a los más ricos, tal y como ha sucedido en los últimos años.

En realidad, la banca atacaba la ley por defender el fuero y no el huevo, puesto que los perjuicios materiales que pudiera provocarles eran mínimos, si es que los hubiera de contemplarse todos sus efectos en conjunto. Pero el gobierno se prestó rápidamente a defenderla e interpuso recurso ante el Tribunal Constitucional, quien rápidamente paralizó la aplicación de la norma.

La Junta de Andalucía se defendió ante ello y con ese motivo nos pidió sendos informes a Ángel Vilariño Sanz, doctor en Ciencias Económicas, consultor financiero internacional y exdirector general financiero Caja Madrid, y a mí. Por supuesto, yo no había hecho público mi informe, que estaba en poder de la Junta de Andalucía puesto que era de su propiedad. Sin embargo, en las última semanas se ha hecho público y aprovecho entonces para señalar aquí del enlace donde se pueden leer los dos informes por si alguien tiene interés en conocer la falta de fundamento con que actuó el gobierno de Mariano Rajoy y la gran cantidad de argumentos que se pueden dar en contra de su decisión. Ahora falta que el Tribunal se pronuncie.

Los dos informes pueden leerse pinchando aquí.

El “corralito” español

Escuchar

En mi artículo de esta semana en El País Andalucía comento que la cifra que las autoridades dan sobre el coste del rescate a la banca no son ciertas y que, aunque no lo parezca, hemos tenido en realidad un “corralito”. Puede leerse aquí.

¿Para qué sirven las previsiones del Banco de España?

Escuchar

Publicado en Público.es el 27 de marzo de 2014

El Banco de España (BdE) acaba de pronosticar que la economía española se recupera y que lo hará incluso más que lo previsto por el gobierno. Afirma que el Producto Interior Briuto crecerá un 1,2% en 2014 y un 1,7% en 2015, dos décimas más de lo que dijo Rajoy en el último debte sobre el estado de la Nación.

El efecto de esta previsión del BdE es evidente e inmediato: corroborar la sensación de recuperación que el gobierno, la patronal bancaria y algunos grandes medios de comunicación están tratando de generalizar desde hace unos meses. Casualmente, antes de que se celebren unas elecciones, las europeas, en las que el Partido Popular que ahora gestiona los intereses de los grandes grupos económicos y financieros podría darse un batacazo histórico a consecuencia de sus incumplimnientos electorales y del fracaso de las políticas que viene realizando. Sigue leyendo

¿Abrirán el tarro?

Escuchar

En mi artículo de esta semana en El País Andalucía comento que el gobierno andaluz no parece que levante cabeza. Parece que tanto el PSOE como Izquierda Unida  se dedican más a mirarse el ombligo ideológico y a las grandes proclamas que a la gestión que ponga en marcha nuevas formas de organización social y de actividad productiva. Puede leerse aquí.

Dignidad en marcha contra la ignominia

Escuchar

Publicado en Público.es el 25 de marzo de 2014 con Carlos Martínez, presidente de ATTAC Andalucía

Las Marchas de la dignidad que ha congregado a más de un millón de personas en Madrid el pasado fin de semana suponen un antes y un después que a nadie puede dejar indiferente.

Por mucho que quiera disimularlo el gobierno del PP, que una vez más recurre a la mentira como arma política al vincular la marcha a los incidentes violentos que su propia torpeza policial ha causado, la movilización ha sido una expresión plural y democrática del rechazo que concitan las políticas que se están aplicando en los últimos años. Sigue leyendo

La violencia en las manifestaciones y en las Marchas de la Dignidad

Escuchar

Cualquiera que se haya informado bien de lo ocurrido en los momentos finales de la Marcha de la Dignidad que llegó a Madrid el sábado pasado ha podido comprobar que hubo lamentables momentos de violencia que desgraciadamente han provocado que varias personas (manifestantes y policías) hayan resultado heridas, algunas de consideración.

Al respecto creo que lo primero que hay que manifestar es que resulta lamentable que haya ocurrido eso y que es deseable que todas esas personas se recuperen bien y cuanto antes. Ya he dicho en muchas ocasiones en esta web que me parece que la paz debe ser el lenguaje y la práctica continua de los seres humanos, no la excepcional. La violencia, venga de donde venga, la genere quien la genere y sea cuál sea su causa, es un fracaso de la humanidad. La paz, por el contrario y por muy imperfecta que sea, es el camino y no un instrumento que utilicemos de vez en cuando, solo cuando no tenemos problemas con los demás o cuando son irrelevantes o de pequeña factura.

Por tanto, creo que debemos condenar sin ningún reparo la violencia que se ejerció al final de la Marcha.

Dicho eso, creo que también hay que ser coherentes y afrontar los hechos con objetividad pues las cosas no siempre ocurren como nos dicen que han ocurrido.

Lo primero que hay que señalar es que todas las organizaciones y personas que convocaron la Marcha hicieron siempre una llamada permanente a la acción pacífica. Nunca llamaron a la violencia sino que advirtieron para que nadie cayese en provocaciones.

Es cierto, sin embargo, que en la órbita ideológica de las izquierdas más radicales hay personas o grupos que no tienen otro modo de expresar sus reivindicaciones que no sea por medio de la violencia. Negar eso es una hipocresía. Incluso en esta web hemos comprobado a veces la violencia verbal con que muchas de estas personas se expresan, algo que no puede llevar sino a más violencia y más peligrosa cuando ese tipo de personas se encuentran en situaciones de tensión.

También es bien sabido que en ese tipo de manifestaciones hay grupos provocadores de extrema derecha que se infiltran justamente para generar el efecto contrario al que buscan los promotores pacíficos de las movilizaciones. De ahí que en muchas ocasiones se produzca una desgraciada combinación de extremismo de derechas e izquierdas que a mi juicio tiene más que ver con la barbarie y la marginación que con otra cosa y, desde luego, muy poco o nada con la actividad política.

Finalmente, no podemos olvidar que desde hace años (y mucho más justo cuando ha habido mayor número de manifestaciones con motivo de la crisis y de los recortes tan injustos que se vienen haciendo) es la propia policía la que infiltra a sus agentes como si fueran manifestantes normales y corrientes para provocar los incidentes que justifican la intervención policial. Las pruebas de ello son abundantes e indiscutibles, pues hay multitud de fotos y videos que muestran que efectivamente los provocadores más violentos son muchas veces policías que hacen todo lo posible para que una manifestación pacífica se convierta en violenta y así puedan quedar justificadas las cargas policiales. Negarlo también es una hipocresía lamentable.

Estos últimos días han circulado por la red fotos de encapuchados que ayudan a la policía uniformada a poner esposas a detenidos o de otros mostrando sus pulseras distintivas cuando van a ser golpeados por la policía, precisamente porque los habían detectado siendo especialmente violentos.

Y, por último, creo que tampoco es una simple casualidad que las cargas policiales y los hechos más violentos se produzcan siempre unos minutos antes de las noticias televisivas de la noche, lo que permite que los telediarios abran con escenas siempre impactantes y que crean un inevitable rechazo hacia las manifestaciones y hacia quienes las convocan.

Comprendo que la policía debe hacer su trabajo y que su misión es procurar que no se den disturbios innecesarios pero lo que está ocurriendo es que los mandos al servicio de un gobierno a su vez cómplice y servidor de los grandes grupos financieros y de poder utilizan a los policías para hacer un servicio de represión vergonzosa. No para prevenir, sino para crear altercados, a veces, como ha ocurrido en esta última ocasión, incluso poniendo en peligro la integridad física de los propios policías.

Hay videos que ponen de manifiesto que la policía irrumpió en el acto final del sábado pasado antes de que hubiera concluido y cuando se trataba de un acción perfectamente legal y pacífica, lo que es natural que provocase indignación y rechazo.

No voy a justificar ningún acto de violencia. No me voy a rendir. Quiero que la paz sea siempre mi única expresión, mi único modo de entenderme con los demás seres humanos. Pero no voy a caer en el error de dejarme llevar por la sinvergonzonería de unos dirigentes políticos que usan a otros seres humanos para evitar que la gran mayoría de la sociedad disfrute de derechos elementales que les están quitando en beneficio de unos pocos.

Lamento sin ningún tipo de reserva la violencia y condeno los altercados y la lesiones y el daño que se han producido, tanto a manifestantes como a policías, y a ambos en la misma medida. Pero condeno sobre todo a quienes han provocado todo ello y ahora quieren hacer pasar por violentos a cientos de miles de personas pacíficas que reclaman con dignidad justicia y las libertades que nos están quitando.

Marchas por la dignidad

Escuchar

Hoy sábado habrán llegado a Madrid miles de personas procedentes de todos los puntos de España. Marchan allí para mostrar su indignación y su dignidad y, sobre todo, para demostrar que no están dispuestas a aceptar sin más el continuo e injusto empobrecimiento de los más para que le rebose la riqueza a los menos.

Circunstancias familiares que no vienen al caso me han impedido estar estos días en Madrid, como me hubiera gustado, pero me siento uno más de los que han apoyado esas marchas y espero que se sumen muchas más personas. Nos quieren imponer la barbarie y cualquier persona decente debería hacer lo que estuviera en su mano para evitarlo.

Sin embargo, al mismo tiempo que apoyo a estas marchas en la medida en que me es posible me gustaría señalar que será muy difícil que den un resultado eficaz y positivo si no van acompañadas de una respuesta política unitaria y muy amplia. Y más concretamente, de alternativas electorales de unidad ciudadana que también conquisten las instituciones además de las calles y del tipo que ya comenté hace unos meses en mi artículo Unidad ciudadana

Demasiado desiguales

Escuchar

En mi artículo de este semana en El País Andalucía comento los datos que muestran que España se ha convertido en el estado más desigual de Europa y que eso frena el empleo y supone un lastre fundamental para nuestra economía. Puede leerse aquí.

La bomba de la deuda

Escuchar

Hace unos días escribí un artículo (¿Se acerca otro crash?) en el que manifestaba que es muy posible que tengamos que vivir pronto nuevas perturbaciones económicas y financieras. Una de las razones que me hacen pensar eso es que la deuda mundial ha alcanzado un volumen completamente insostenible, lo que obligará a afrontar en los próximos años procesos de quiebras y reestructuraciones que serán muy complicados. Como muestra de ello traigo aquí una gráfica que publicó la semana pasada, el día 9 de marzo, el Banco Internacional de Pagos (Aspectos más destacados de las estadísticas internacionales del BPI) y que creo que habla por  sí sola.

Como puede verse, más o menos de 2003 a 2012 la deuda mundial se ha duplicado, pasando de unos 50 billones de dólares a 100 billones (billones españoles, es decir, millones de millones). Y la mayor parte de esa deuda son los intereses y las deudas que hay que pagar para pagar las deudas que los intereses y las deudas van originando… La deuda mundial se duplica, pues, cada nueve años más o menos, pero la de muchos países lo hace en mucho menos tiempo. ¿Cuánto tiempo creen ustedes que podrá durar todo esto?

FI = sociedades financieras; GG = Gobierno general; II = organismos internacionales; NF I= sociedades no financieras; NPISH = instituciones sin fines de lucro que prestan servicios a los hogares

 

Señalados por Alaya

Escuchar

En mi artículo de esta semana en El País Andalucía comento que los señalamientos sorprendentes de la jueza Alaya (el último, por ahora, ¡al Parlamento de Andalucía!) y los retrasos que lleva su instrucción de los casos de corrupción, que parece gobernar solo para beneficiar al Partido Popular e inmiscuirse en la vida política, empiezan ya a hacer mucho daño. Puede leerse aquí. 

¿Se acerca otro crash?

Escuchar

Publicado en Público.es el 9 de marzo de 2014

Mientras que el gobierno español sigue empeñado en hacernos creer que la economía española levantará cabeza este año se vuelven a recrudecer los peores pronósticos sobre el futuro inmediato del sistema financiero y de la economía mundial.

En realidad, no tiene mucho mérito anticipar que se está gestando un crash mucho peor que el que provocó la crisis de las hipotecas subprime cuyos coletazos todavía sentimos con casi toda intensidad.

No puede ocurrir otra cosa cuando prácticamente no se ha hecho nada para bloquear los factores de riesgo que ocasionaron esta última crisis y que, por tanto, van a volver a provocar otras sucesivas, cada vez de mayor envergadura y peligrosidad. Sigue leyendo