La patronal lleva razón: si hablamos de ricos y pobres se va a liar

La patronal lleva razón: si hablamos de ricos y pobres se va a liar

Publicado en Público el 13 de octubre de 2022

Acaba de decir el presidente la patronal de las grandes empresas, Antonio Garamendi, que no conviene hablar de ricos y pobres porque así se radicaliza a la sociedad.

No me cuesta reconocerlo: Garamendi lleva toda la razón.

¿Se imaginan lo que ocurriría si en las televisiones y radios se hablara constantemente de las diferencias que hay en España entre los ricos y los pobres y, sobre todo, si se explicaran las causas que las producen?

¿Creen que a la gente le daría igual si se le informara un día tras otro de que los 38.770 españoles que tienen un patrimonio superior a 4,5 millones de euros (el 0,08% de la población) acumulan más riqueza que el 50% de todos los españoles más pobres (los datos aquí)?

¿Se quedarían los españoles tan tranquilos en su sillón si los medios nos recordaran a cada rato que la población española más pobre vive, de media, cuatros años menos que los ricos, u once y siete, si viven en Madrid o Barcelona, respectivamente? ¿O si se hablara diariamente en los telediarios, tertulias o documentales de que los españoles más pobres pagan, en proporción, más impuestos que los ricos, reciben menos ayudas, tienen más dificultades para encontrar trabajo, peor salud, más inseguridad, y muchas menos probabilidades de estudiar o tener buen rendimiento académico que los ricos?

¿Quedarían indiferentes los españoles si se les hicieran las cuentas todas las noches en los programas y emisiones de más audiencia para mostrarles que, según la revista Forbes, los 100 españoles más ricos aumentaron su patrimonio en 20.620 millones de euros en 2021, una cantidad 8.429 veces mayor que el sueldo medio de ese año? ¿O si se explicara la relación que hay entre haber alcanzado un crecimiento récord del número de millonarios en España en 2020 y el aumento de un millón de personas pobres, que ya son más de 11 millones?

¿Qué pasaría si cada dos por tres se hablara en los medios del efecto tan diferente que tienen los impuestos y los servicios públicos para los españoles pobres y para los ricos, y de por qué estos últimos quieren que el Estado gaste menos y que cada uno se busque la vida como pueda?

Hace unos años se hizo una encuesta internacional en la que se preguntaba en diferentes países cuál creía la población que era la diferencia que existía entre el sueldo más alto de las empresas y el mediano, y cuál pensaba que sería la diferencia ideal.  En España, se creía que la diferencia existente era de 8,5 a 1 y que lo ideal sería de 3 a 1. La realidad en aquel momento era una diferencia de 127 a 1; es decir, 42,3 veces mayor de la que los españoles consideraban justificada. ¿Qué sucedería si, en lugar de estar equivocados, los españoles supieran la diferencia real y tan grande que hay entre los sueldos de nuestras empresas, entre los de arriba y los de abajo?

¿Y qué pasaría en España, o en cualquier otro país, si se hablara constantemente de por qué se producen estas diferencias tan grandes entre los derechos, posibilidades y oportunidades de las que disfrutan los ricos y los pobres? ¿o de cómo se han hecho las grandes fortunas? ¿Se imaginan si se informara y hablara con rigor y claridad sobre cómo funciona la corrupción, sobre quién la impulsa y se beneficia de ella y quién la paga? ¿Se imaginan si se hablara de cómo tantos ricos evaden impuestos y se escapan de la cárcel y de cómo compran a jueces y políticos, o de cómo pueden influir en la redacción de las leyes?

A base de hacer todo lo posible, en la academia, los medios, la política y la cultura, para que no se hablara de ricos y pobres, en los últimos decenios parecía que se había conseguido el sueño de obviar la existencia de diferencias de clase en las sociedades. No solo por el esfuerzo incansable de la intelectualidad más conservadora (por llamarla de alguna manera) y ligada de una u otra forma al gran poder económico; también por la irrupción de movimientos progresistas (por llamarlos también de alguna forma) que dieron prioridad a otras manifestaciones de la desigualdad, como el feminismo.

Pareciera una gran paradoja: cuando más grandes son las diferencias entre los ricos y los pobres menos se habla de clases sociales que son, justamente, la expresión paradigmática y material de esa diferencia. Pero no es una paradoja, es una estrategia de poder, justamente, de los ricos contra los pobres, porque para seguir disfrutando de los privilegios que da la riqueza no hay otro camino que el de evitar que los pobres se den cuenta de que se consigue a su costa. Por eso han procurado que no se hable de las diferencias entre ricos y pobres, de cómo y de dónde vienen y qué se hace para aumentarlas sin cesar.

Algo debe estar pasando, sin embargo, cuando se vuelve a hablar de pobres y ricos, cuando eso molesta y preocupa y los de más arriba tienen que decirle a sus empleados, como Garamendi, que adviertan de que no es conveniente hablar de eso.

Llevan razón, como he dicho, cuando temen que hablar de pobres y ricos levante las piedras y se dejen ver los gusanos. Pero se equivocan de plano en lo fundamental: mientras los del gallinero tengan que limitarse a aplaudir y a los de los palcos les baste con hacer sonar sus joyas, recordando lo que dijo John Lennon a los asistentes al Royal Variety Performance de la Reina de 1963, les va a costar mucho trabajo evitar que la gente vaya enterándose de lo que pasa, que hable de la desigualdad y que termine exigiendo justicia.

Tags:
2 Comentarios
  • Gus
    Publicado a las 07:28h, 31 octubre

    En las aulas universitarias (de economía) es anatema hablar de desigualdades, incluso utilizando los informes del establishment, como la Encuesta Financiera de las Familias.

    Un artículo crítico sobre pensiones escrito por un inspector del Banco de España es objeto de queja por estudiantes que observan que se ha publicado en un periódico llamado «República».

    Otro estudiante pregunta airado que para qué sirve explicar en clase el proceso de creación de dinero bancario.

    Otros estudiantes de máster omiten intencionalmente los datos y argumentos críticos sobre un texto que cuestiona la ideología del emprendimiento arguyendo que otros profes les han dicho que no se metan en política.

    Y así un largo etcétera.

    Eso sí, la propaganda oficial es que la universidad promueve el pensamiento crítico y bla bla bla…

  • Gus
    Publicado a las 07:53h, 31 octubre

    Hace varios años tuve que quitar de los recursos recomendados en una asignatura compartida de economía el enlace a este blog porque el compañero objetó que algunos estudiantes podían sentirse ofendidos. Y es que justo había leído un artículo sobre ricos y pobres y eso le parecía intolerable.

    Otro día un estudiante visiblemente enfadado alzó la mano para denunciar públicamente que le parecía obsceno que en clase el profesor les explicara las desigualdades económicas.

    Otra vez un grupo de estudiantes de finanzas se revolvían indignados en el pupitre ante un documental sobre los grandes fraudes de la banca española, pero no indignados por los fraudes sino porque «el profesor de banca les hablaba mal de la banca», cita textual.

    Otra vez un estudiante de finanzas acudió a las comisiones de calidad para denunciar que el profesor les había sugerido la lectura del libro «Los amos del mundo».

    Otra vez un estudiante egresado felicitó a su profesor de economía y le recordó con tristeza e impotencia cómo otros compañeros se habían unido para quejarse de él por «enseñarles ideología» al proponer lecturas prácticas de textos de Juan Torres y Vicenc Navarro, entre otros autores e informes oficiales.

Publicar un comentario