Además de asesino, ladrón

Además de asesino, ladrón

 El noticia de que Pincohet tiene 9.000 kilos de oro en un banco de Hong Kong no descubre que el dictador, además de un cruel asesino, sea también un ladrón. Se supo antes cuando aparecieron las cuentas en Estados Unidos o sus delitos fiscales. Pero ni siquiera es eso lo que me produce más asco de quien mi amigo JGA califica como «el chileno peor nacido de toda la historia de Chile». Lo que me produce ganas de vomitar es que el general asesino haya gozado siempre de la amistad y de la protección de políticos como Reagan o Margaret Thatcher, del asesoramiento de famosos y laureados economistas liberales como Milton Friedman, o de la salvaguarda y el consuelo espiritual de obispos y otros piadosos miembros del Opus Dei y de la Iglesia Católica (aunque también es verdad que con la excepción ejemplar de muchos otros que lo combatieron). Es decir, de los más poderosos del planeta. 

 

 Como tengo la seguridad de que pronto lo acompañará en los infiernos, le dedico al general ladrón los versos que Neruda escribió sobre Franco: 

 

 El General Franco en los infiernos  

 

 Desventurado, ni el fuego ni el vinagre caliente
 en un nido de brujas volcánicas, ni el hielo devorante,
 ni la tortuga pútrida que ladrando  

 

 y llorando con voz de mujer muerta te escarbe la barriga.
 buscando una sortija nupcial y un juguete de niño degollado,
 serán para ti una puerta oscura,
 arrasada.
 
 En efecto.
 De infierno a infierno, ¿qué hay?
 En el aullido de tus legiones, en la santa leche
 de las madres de España, en la leche y los senos pisoteados
 por los caminos, hay una aldea más, un silencio más
 una puerta rota.
 
 Aquí estás. Triste párpado, estiércol
 de siniestras gallinas de sepulcro, pesado esputo, cifra
 de traición que la sangre no borra. Quién, quién eres,
 oh miserable hoja de sal, oh perro de la tierra,
 oh mal nacida palidez de sombra.
 
 Retrocede la llama sin ceniza,
 la sed salina del infierno, los círculos
 del dolor palidecen.
 
 Maldito, que solo lo humano
 te persiga, que dentro del absoluto fuego de las cosas,
 no te consumas, que no te pierdas
 en la escala del tiempo, y que no te taladre el vidrio ardiendo ni la feroz espuma.
 
 Solo, solo, para las lágrimas
 todas reunidas, para una eternidad de manos muertas
 y ojos podridos, solo una cueva
 de tu infierno, comiendo silenciosa pus y sangre
 por una eternidad maldita y sola.
 
 No mereces dormir
 aunque sea clavados de alfileres los ojos: debes estar
 despierto, general, despierto eternamente
 entre la podredumbre de las recién paridas,
 ametralladas en Otoño. Todas, todos los tristes niños
 descuartizados,
 tiesos, están colgados, esperando en tu infierno
 ese día de fiesta fría: tu llegada.
 
 Niños negros por la explosión,
 trozos rojos de seso, corredores
 de dulces intestinos, te esperan todos, todos, en la
 misma actitud
 de atravesar la calle, de patear la pelota,
 de tragar una fruta, de sonreír o nacer.
 
 Sonreír. Hay sonrisas
 ya demolidas por la sangre
 que esperan con dispersos dientes exterminados
 y máscaras de confusa materia, rostros huecos
 de pólvora perpetua, y los fantasmas
 sin nombre, los oscuros
 escondidos, los que nunca salieron
 de su cama de escombros. Todos te esperan
 
 para pasar la noche.
 Llenan los corredores como algas corrompidas.
 Son nuestros, fueron nuestra
 carne, nuestra salud, nuestra
 paz de herrerías, nuestro océano
 de aire y pulmones. A través de ellos
 las secas tierras florecían. Ahora, más allá de la tierra,
 hechos substancia
 destruida, materia asesinada, harina muerta,
 te esperan en tu infierno.
 
 Como el agudo espanto o el dolor se consumen,
 ni espanto ni dolor te aguardan. Solo y maldito seas,
 solo y despierto seas entre todos los muertos,
 y que la sangre caiga en ti como la lluvia,
 y que un agonizante río de ojos cortados
 te resbale y recorra mirándote sin término.
 
 
 Pablo Neruda
 España en el corazón.
 1936-1937. 

 

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario