Comentarios en la web

Comentarios en la web

 Cuando abrí la posibilidad de que se dejaran comentarios en la web me planteé si yo debería contestarlos. Por un lado, pensaba que era una elemental cortesía hacerlo. Pero, por otro, me parecía que lo importante (como más bien tiendo siempre a hacer) es dejar abiertas sobre la mesa las opiniones más que entrar en debates puntuales. Estoy convencido de que los lectores de la web saben determinar con qué quedarse o con qué no de entre las ideas que otros van aportando.
 Pero a veces se ha hecho inevitable contestar, como ahora que se producen comentarios (que me honran mucho) de personas que claramente discrepan de lo que digo. Y sobre la marcha tomé hoy mismo la decisión de contestar a partir de ahora a todos los comentarios que se produzcan. Al fin y al cabo, dejar abierta esa posibilidad era como hacer una llamada que no parece correcto dejar sin respuesta o, al menos, sin acuse de recibo.
 Pero lo curioso es que he tomado la decisión de contestar siempre (como ocurría en aquella película de humor en la que uno de los protagonistas trataba de quitarse del tabaco cuando más complicaciones tenía a su alrededor) justo el peor día. En contra de lo que decía Electra, resulta que llevo todo el trabajando y de hecho me dan las doce y media de la noche con todavía algunos exámenes por corregir, puesto que mañana sin falta quiero poner las notas, como prometí a mis alumnos que haría cuando se examinaron el lunes pasado.
 Así que no voy a poder contestar hoy. Mañana tengo el día también liado, pero en cuanto pueda comenzaré a contestar a todos los que dejen comentarios en la web y, sobre todo al General Espartero y a Spectra que han tenido la amabilidad de escribir aquí para manifestar su desacuerdo. Como he dicho antes, me honra especialmente que lo hagan.  

 

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario