¿Cómo estaría España si ahora gobernase Vox?

¿Cómo estaría España si ahora gobernase Vox?

Publicado en Público el 2 de junio de 2020

Nadie puede conocer el futuro, ni cómo serían las cosas si no fuesen como son en realidad, así que es imposible responder con objetividad y certeza a la pregunta que da título a este artículo. Pero creo que vale la pena hacer un ejercicio de deducción para tratar de saber en qué situación se encontraría España si el partido de Santiago Abascal gobernase recurriendo a dos fuentes principales. Una, las declaraciones de sus propios dirigentes, militantes y simpatizantes. Y otra, lo que ocurre en Estados Unidos, donde gobierna una persona con la que Santiago Abascal y otros líderes de Vox se identifican constantemente.

Hace unos pocos meses, en febrero de este año, el diario El Mundo informaba que «Abascal estrecha lazos con Trump en Washington y apuesta por ‘fortalecer más’ la relación con EEUU» y mencionaba las palabras del líder de Vox: «Sentimos un gran respeto por la figura del presidente Trump: su gestión está siendo muy exitosa desde el punto de vista económico y cuenta con un gran respaldo entre sus votantes» (aquí). Por su parte, La Razón iba mucho más allá, pues concretamente titulaba: «Trump, el espejo en el que se mira Abascal». Y decía que el político de extrema derecha español  era considerado por los rotativos estadounidenses como el «Trump de España» (aquí).

Pues bien, a la vista de lo que han declarado los dirigentes de Vox desde que este partido existe y de lo que hace en Estados Unidos «el espejo en el que se mira Abascal» creo que se podrían establecer las siguientes conclusiones sobre cómo estaría España si aquí gobernase su partido.

¿Cómo sería el presidente del gobierno español?

– Lo mismo que en Estados Unidos, el presidente del gobierno español sería una persona muy falsa, de doble moral. A Donald Trump le gusta rodearse de clérigos, reza en público e invoca a Dios constantemente, sobre todo ahora, para combatir la pandemia: «Es para mí un gran honor declarar el domingo 15 de marzo como Día Nacional de Oración. Somos un país que, a lo largo de nuestra historia, hemos acudido a Dios en busca de protección y fortaleza en tiempos como éstos…” (aquí). Sin embargo, es sabido que su vida ha sido siempre, digámoslo así, licenciosa y muy impropia de un creyente. Lo último que se ha conocido sobre sus andanzas es que estuvo implicado, junto con su socio de correrías sexuales Jeffrey Epstein, en la violación de una niña menor de 13 años (aquí). Abascal, por su parte, también es un típico ser de doble moral: supuestamente es católico prácticamente y muy ortodoxo (el Papa Francisco le parece un extremista y lo llama «ciudadano Bergoglio») pero está divorciado; dice ser un gran amigo del Ejército y de la defensa militar de la Patria, pero renunció a hacer el servicio militar, por pura comodidad; y critica «los chiringuitos» donde dice que trabajan los enchufados de los partidos políticos, pero toda su vida ha estado viviendo y cobrando de ellos.

– Lo mismo que en Estados Unidos, el presidente del gobierno español sería un mentiroso compulsivo. Según el contador que mantiene el diario The Washington Post, Donald Trump ha hecho 19.127 afirmaciones falsas o engañosas desde que es presidente, es decir, 16 por día, o 22 diarias en este año 2020. Y en 450 veces las ha dicho en más de tres ocasiones (aquí). Es difícil que Abascal supere esa cifra impresionante de mentiras, pero podría lograrlo si se empeña, a la vista de las que lleva diciendo desde que está en la vida pública: sólo en el debate electoral de noviembre de 2019 dijo diez mentiras, en el programa El Hormiguero de Tele 5 dijo siete… y es fácil descubrir todas las que va diciendo día a día recurriendo a cualquier buscador de internet.

¿Cómo trataría Vox a los españoles?

– Es conocido el desprecio que Santiago Abascal y los demás líderes de Vox tienen hacia las personas que no comulgan con sus ideas. Quizá una pista sobre cómo trataría ese partido a los españoles si llegase a gobernar es la encuesta que hace unos días corría por las redes impulsada por algunos de sus dirigentes o simpatizantes: «¿A quién votarías en las próximas elecciones generales: Vox, PP, Ciudadanos, PSOE/Podemos/demás basura?».

La mitad de los españoles más o menos de izquierdas que nos compartimos el ideario extremista de Vox seríamos tratados como eso, como basura.

– Es sabido que Abascal ha calificado al gobierno actual de España como «criminal». Por tanto, el presidente Abascal estaría haciendo ahora todo lo posible para que Pedro Sánchez y los demás ministros estuvieran en la cárcel. Conociendo la ideología de una buena parte de los jueces españoles no sería de extrañar que lo consiguiese.

– Abascal ha considerado a los dirigentes de Podemos y a sus votantes y simpatizantes como terroristas, de modo que todos ellos, millones de personas, estarían también en la cárcel, a pesar de que ninguno de ellos ha cometido el más mínimo delito de sangre, ni ha hecho apología alguna de ello.

– Con Vox, España sería una cárcel donde estaría encerrada la mitad de la población española. Eso sí, por amor a la Patria y envueltos sus carceleros en grandes banderas rojigualdas.

¿Cómo vivirían en estos momentos los españoles si Vox gobernase?

– Es fácil deducir en qué situación estarían los españoles en medio de esta pandemia si Vox gobernara pues sus dirigentes han explicado en varias ocasiones lo que harían con la sanidad y las pensiones públicas.

– El economista que inspira las ideas de Vox, Rubén Manso, propone privatizar la sanidad pública y las pensiones. No hace falta ser un visionario para hacerse una idea del caos en el que estaría España si ambas cosas se hubieran llevado a cabo. Lo mismo que en Estados Unidos, estaríamos pagando casi el triple de lo que pagamos ahora para financiar la sanidad pero casi el 15% por ciento de nuestra población, seis o siete millones de españoles, como poco, no tendrían ningún tipo de cobertura sanitaria. Y sólo unos pocos privilegiados dispondrían de pensiones. Más del 90% de las personas mayores estarían en la indigencia pura y dura.

– La primera decisión de Trump al llegar a la presidencia fue anular los subsidios a las personas de bajos ingresos para que puedan pagarse asistencia sanitaria y medicinas que había establecido Obamaen y en 2019 quería quitar los bonos de comida a 750.000 personas para «fomentar el trabajo». Siguiendo su ejemplo, es de suponer que Vox eliminaría las ayudas a los pobres y los ingresos mínimos, las «paguitas», como las llaman sus dirigentes.            .

¿Cómo habría afrontado Vox la pandemia?

– Los dirigentes de Vox se han dedicado a criticar al gobierno sin hacer propuestas concretas pero si hubieran hecho lo que ha hecho Trump en Estados Unidos sabemos bien claramente lo que habría pasado aquí: Trump comenzó negando que hubiera tal cosa como un virus, luego echó la culpa a los demócratas de sus existencia, ha desmantelado las oficinas de prevención, ha obligado a trabajar a miles de empleados que han enfermado… El resultado es que Estados Unidos tiene las peores cifras de infectados y muertes de todo el planeta: con el 4,3% de la población mundial tiene casi el 30% de casos y de muertes de todo el mundo.

¿Cuál sería la situación política de España en estos momentos si gobernase Vox?

La incitación al odio y a la violencia de Trump, por ejemplo llamando a que grupos armados penetren en las instituciones o incluso en los edificios de los parlamentos estatales, está dando lugar a un clima de enfrentamiento que ya se ha cobrado varias muertes y que incluso ha obligado a que encierren al presidente en un bunker para protegerlo o a que, por primera vez en la historia, se apaguen las luces de la Casa Blanca. Basta ver cualquier informativo para conocer el clima de auténtica guerra que hay en muchas ciudades estadounidenses. Despreciando a medio país y también vomitando odio contra los españoles que no piensan como él, no sería de extrañar que en España hubiera un clima semejante al de Estados Unidos si Abascal fuese el presidente del gobierno.

¿Cuál sería la situación económica de España en estos momentos si gobernase Vox?

– Las medidas de Trump en Estados Unidos han provocado el mayor incremento del paro de la historia, más de cuarenta millones de personas desde que comenzó la pandemia, y la tercera parte de ellos (incluso el 90% en algunos Estados) no ha cobrado todavía ningún tipo de seguro o ayuda al desempleo.

– Los precios de los productos básicos se están disparando: sólo en el mes de abril, los de los alimentos han subido el 2,6%, la subida más alta de los últimos 46 años; el de pescados y huevos el 4%, el del pollo fresco el 12%, el de la carne entre el 4% y el 6% y el del ajo el 278%.

– La situación económica no hubiera sido mejor sin la pandemia: en el tiempo que lleva gobernando, Trump ya había batido varias marcas generando deuda pública a base de ayudas a las grandes empresas y reducciones de impuestos a los ricos.

¿Qué medidas económicas contra la crisis de la Covid-19 se habrían tomado en España?

Ya hemos oído a los dirigentes de Vox criticar las medidas sociales del gobierno, despreciar el ingreso mínimo para las familias sin ingresos como una «paguita» para los vagos o incluso que se dedique más dinero a la infancia que a los toros (aquí). Pero si nos fijamos en lo que está haciendo Trump en Estados Unidos también podríamos deducir lo que Santiago Abascal y su partido harían en España.

– El 27 de marzo, el presidente Donald Trump promulgó la ley de estímulo conocida como la Ley CARES (Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus). Allí se contemplaban ayudas por valor de 1,3 billones de dólares para trabajadores, hogares y pequeños negocios y 453.000 millones para empresas, pero el mecanismo tenía su secreto porque permite que esta última cantidad se multiplique por diez y se dirija a beneficiar los grandes propietarios de capital. Al final, la ayuda prestada a los grandes multimillonarios es tres veces mayor que la proporcionada a todas las familias y al resto de las pequeñas y medianas empresas (el desglose de las ayudad y cómo ayudan a los más ricos puede verse aquí).

– La mayoría de las ayudas que iban a recibir los trabajadores desempleados se han canalizado a través de los Estados federales pero la administración de Trump no les está suministrando recursos adicionales de modo que, como he dicho, hay más de diez millones de personas que están a la espera de recibirlas.

– El 82% de las rebajas de impuestos que conlleva el rescate benefician a quienes ganan más de un millón de dólares al año.

– Gracias a la ayuda que reciben los más ricos y las empresas más poderosas, se produce la paradoja de que la economía de Estados Unidos sufre la mayor recesión de su historia, cierran millones de empresas y negocios y hay colas inmensas para solicitar comida en cientos de ciudades, mientras que el ahorro de las familias más pudientes es el mayor desde el final de la segunda guerra mundial y las grandes empresas han aumentado en un billón de dólares el dinero que tienen el depósitos bancarios.

– Puesto que el programa de rescate de Trump ha sido incapaz de evitar la mayor recesión de la historia, al dedicar gran parte del dinero a proporcionar ayudas y liquidez a los ricos, el Partido Demócrata ha reclamado aumentar su dotación y dedicarlo a dar ayuda a los más necesitados. Trump, sin embargo, lo ha rechazado y propone nuevas rebajas de impuestos a los más ricos y a las grandes empresas. Concretamente, la del impuesto sobre la nómina que supondría una rebaja total del 843.000 millones de dólares, de los cuales el 65% sería en beneficio del 20% de trabajadores con más sueldo y el 50% en beneficio del 1% con nómina más elevada. Y también una nueva rebaja en el impuesto sobre beneficios: ya bajó el tipo de 35% al 21% en 2017 y ahora se reduciría al 10,5% para las grandes empresas que lleven su cadena de suministro a Estados Unidos.

– En resumidas cuentas, la ley CARES de Trump ha supuesto una ayuda media de 1.200 euros para las personas mayores de edad, 500 euros para los menores y, por el contrario, una media de 1,6 millones de dólares para los 43.000 millonarios que hay en Estados Unidos.

Saquen ustedes mismos sus conclusiones sobre lo que pasaría en España si gobernase Vox aplicando lo que dicen sus propios dirigentes o haciendo lo que hace el político en el que se miran y al que consideran su ejemplo y referente. Y, después de haberlas sacado, piensen si no vale la pena hacer todo lo posible para defender la democracia y el bienestar en España por el único camino que puede traerlos, el del respeto, la concordia y la paz. Un camino del que no pueden salirse ni medio centímetro las personas de bien frente a los bárbaros que se empeñan en llevarnos por el de la violencia y el enfrentamiento civil.

Post Data. Se me podría decir que Vox no tiene posibilidad de gobernar en España. Pero eso nunca se sabe. Y, en todo caso, lo que ocurre es que hay otros partidos de la derecha, especialmente el Partido Popular, que no sólo no le hacen ascos a sus ideas sino que en gran parte las comparten, le piden apoyo para gobernar y estarían dispuestos a hacerlo conjuntamente. No se confíen.

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario