Estamos tontos

Estamos tontos

Publicado en Público.es el 19 de febrero de 2021

Casi todo el mundo analiza la pandemia para tratar de obtener enseñanzas de lo que nos está ocurriendo y no son pocas las que nos proporciona. Sea cual sea el enfoque desde el que se analiza, los intereses que se defiendan, la ideología o los prejuicios que tengamos a la hora de interpretar lo que está ocurriendo, el nivel de nuestro conocimiento, el país en el que vivamos o los ingresos o riqueza de los que disfrutemos… cada uno de nosotros extrae conclusiones de lo que ocurre a nuestro alrededor. Y con mucha más razón lo hacen también los dirigentes políticos, los responsables sanitarios, los científicos que tratan de saber lo que ocurre con el virus, los economistas que deben encontrar formas de financiar lo que se nos viene encima y de evitar que se destruyan las fuentes de ingresos de las que dependen la salud y la vida de docenas de millones de personas.

Unas personas habrán decidido que tras la enfermedad vivirán de otro modo porque dan un valor diferente a las cosas. Otras preferirán seguir igual. Habrá quien ahora defienda con más ahínco el fortalecimiento de los servicios públicos y esté dispuesto a hacerlos valer mientras que otra gente seguirá pensando que lo mejor es que cada uno sea libre para protegerse sin que los gobiernos expolien a la gente, como dicen los liberales, a base de impuestos y políticas redistributivas. Habrá empresarios que se reinventen y traten de sobrevivir a la crisis con innovación y cambios y otros que no serán capaces de entender que el mundo está cambiando de cabo a rabo….

Yo he tratado también de obtener y he obtenido conclusiones diversas sobre la pandemia y sus efectos en la economía y en la sociedad, pero últimamente tiendo a sintetizar todas ellas en una sola: estamos tontos. No de cualquier clase, sino de los que hablaba Ramón y Cajal, «tontos entontecidos».

Pondré a continuación algunos ejemplos extraídos de la vida económica que me han hecho llegar a semejante conclusión en los últimos meses.

– Vivimos una desgracia global que afecta o puede afectar más o menos por igual a cualquier persona y a todas las naciones y sucede, además, que el comportamiento de cada una de ellas afecta al resto. Sin embargo, en lugar de establecer inmediatamente una instancia de decisión global para poder adoptar medidas coordinadas y políticas comunes, y en lugar de cooperar y poner a disposición global los recursos imprescindibles para acabar con la pandemia, lo que hacemos es actuar cada uno por un lado.

Estamos tontos cuando permitimos que cada país actúe por su cuenta contra una emergencia sanitaria global.

– Parece evidente que la única manera de salir cuanto antes de la pandemia y de comenzar a normalizar la vida social y económica es la vacunación masiva. Es obvio, pues, que se debería garantizar que su producción y distribución queden garantizadas. Sin embargo, la realidad es que apenas de puede vacunar porque no se dispone de ellas al haber dado preferencia al interés privado de la industria farmacéutica.

No estoy hablando de nacionalizar o de expoliar a las empresas que las han descubierto. Ni mucho menos. Simplemente señalo que es evidente que si los gobiernos u organismos internacionales hubieran comprado a su justo precio las licencias de las diferentes vacunas y hubieran dispuesto las inversiones y recursos necesarios para producirlas y distribuirlas masiva y coordinadamente, ahora se estaría llevando a cabo la vacunación generalizada.

Estamos tontos si nos creemos que las empresas pueden multiplicar por miles y de la noche a la mañana su escala de producción. Es decir, que podrán proporcionar a su tiempo las miles de millones de vacunas necesarias para la inmunización masiva con el ritmo y la lógica con la que, lógicamente, puede operar la empresa privada.

– Los países más avanzados y ricos están comprando varias veces más unidades de los muchos millones de vacunas que necesitan para asegurarse así la inmunización y poder recuperar cuanto antes sus economías mientras que se desentienden de su suministro a los países más pobres, a los cuales ni llegan en cantidad ahora, ni van a poder llegar hasta que no pase mucho tiempo.

Estamos tontos quienes vivimos en los países ricos si pensamos que esa estrategia puede salvar nuestras economías. Es evidente que todas ellas, sus empresas y sus inversiones, están interrelacionadas con las demás y también con las de los países empobrecidos, porque dependen de cadenas de suministros globales y de exportaciones e importaciones con el resto del mundo.

– Basta con contemplar lo que ocurre en el mundo para comprobar que quienes apoyan a los partidos que no gobiernan atacan sin piedad a los que han de tomar las decisiones contra la pandemia. Y lo curioso es que lo hacen con los mismos argumentos en todos los lugares.

Con independencia de reconocer que diferentes personas u organizaciones pueden tener distinto nivel de habilidad, cualificación y acierto, me parece que estamos tontos si creemos que los errores y limitaciones a la hora de afrontar esta pandemia dependen de la ideología de cada cual y que -en lugar de generar la mayor ayuda y complicidad posible con quien ha tenido que asumir el gobierno en una etapa como esta- lo que nos conviene es quitar a unos para poner a otros y, mientras tanto, atacar a cualquier precio y sin límites a quien gobierna para facilitar su derribo.

Estamos tontos cuando, en medio de una pandemia, permitimos que se fomente o nosotros mismos impulsamos la polarización y al enfrentamiento civil, en lugar de ayudar y de facilitar la cooperación y la complicidad social.

– Nadie en su sano juicio pone ya en duda que esta pandemia obliga a que los gobiernos realicen todo el gasto necesario para evitar el colapso de la economía y el cierre definitivo de millones de empresas. Y es evidente que ninguno de ellos disponía de los recursos necesarios para hacerlo sin disponer de financiación ajena. Por eso estamos alcanzando ya los niveles de deuda pública y privada más elevados de la historia y a una velocidad nunca vista.

Estamos tontos cuando permitimos que la financiación de esta emergencia se convierta en una losa que paralizará las economías durante decenios al salir de la pandemia, teniendo a nuestra disposición, como tenemos, fórmulas que podrían proporcionar todos los recursos necesarios para evitarlo. No me estoy refiriendo a no pagar las deudas sino a algo más sencillo: a no generarla sin necesidad.

Estamos tontos al no recurrir a los bancos centrales que pueden proporcionar financiación a los gobiernos (con todo el control necesario para que el gasto sea el preciso y no haya derroche ni corruptelas) sin generar deuda y cuando permitimos, en su lugar, que se aproveche una desgracia mundial para fortalecer el negocio bancario.

– Los estudios más rigurosos y el análisis de otras pandemias demuestran sin lugar a dudas que la normalización social y la recuperación de las economías se alcanza antes cuanto más pronto se imponen las restricciones a los comportamientos que propagan la pandemia y cuanto más tiempo se mantienen, hasta garantizar que se detenga por completo la propagación de los contagios.

Estamos tontos cuando decidimos que la forma de ayudar a las empresas y a la economía en general es relajar los controles y reducir los movimientos y el contacto social, es decir, alargando la duración de la pandemia y provocando que se produzcan oleadas sucesivas de contagios.

– Sabemos que muchísimas personas con empleos precarios o muy pocos ingresos no pueden dejar de acudir a sus puestos de trabajo para no perderlos aunque estén contagiados y, por tanto, que son potentes focos de difusión de la pandemia porque, además, sus empleos suelen ser los que llevan consigo mayor necesidad de contacto con otras personas.

Estamos tontos cuando nos oponemos al incremento de las ayudas a esas personas y cuando permitimos que se mantengan o aumenten ese tipo de empleos y condiciones de trabajo en medio de una pandemia.

– Me parece, en fin, que estamos tontos cuando, en lugar de hablar de temas, contradicciones y decisiones contra el sentido común como estos que he mencionado, nos dedicamos a discutir banalidades o cuestiones claramente de segundo o tercer orden, o permitimos que nuestros representantes o las autoridades lo hagan.

Vean ustedes de qué se habla en las tertulias, qué se escribe en las portadas de los periódicos, las noticias y los programas que salen en la televisión, sobre qué se debate en los parlamentos y cuáles parecen ser las prioridades de los partidos y me dicen si llevo o no razón cuando digo que estamos tontos. Tontos, además, cada día más fácilmente entontecidos.

Tags:
4 Comentarios
  • paco
    Publicado a las 12:30h, 26 febrero

    Juan, eres la voz que clama en el desierto. Tienes toda la razón. O nos salvamos todos juntos o nos vamos todos a la «m» (con perdón)

  • Jesús Páez
    Publicado a las 20:05h, 26 febrero

    Puede que como sociedad seamos una sociedad de «tontos cada día más entontecidos». Los ejemplos son evidentes, palpables y diarios. Y la tontura es generalizada y no distingue entre jóvenes, adultos o viejos.

    Después de un año de pandemia sigo sin comprender que la Unión Europea sea lo más parecido a un «pollo sin cabeza»; que en la práctica la UE se siga rigiendo por el tratado de Maastricht; que la «Comisión» (el gobierno de facto de la UE) a la que ningún ciudadano de la Unión Europea ha votado tenga más poder que el Parlamento Europeo; que el Banco Europeo -los llamados Bancos Centrales de los distintos países ni pinchan ni cortan- pase el dinero a banca privada y no a los Bancos Centrales de cada país de la UE, claro está, con su correspondiente coste. Con lo que el Gobierno de turno se endeuda con la banca privada en vez de recibir directamente la financiación sin coste alguno; Es difícil de entender que la UE se vea «ninguneada» por las farmacéuticas después de haberlas financiado con miles y miles de euros. Que hace la Comisión al respecto? por qué no se planta y le pide que devuelvan el dinero recibido ? por qué no le retira la licencia? La humanidad entera está padeciendo una pandemia terrible y ni la industria farmacéutica ni el subsum corda tienen derecho a enriquecerse a costa de miles y miles de muertos.

    Tampoco entiendo que las CC.AA. haga cada una lo que le venga en gana y no respondan ante nadie. Ante situaciones catastróficas y esta pandemia es una catástrofe terrible, lo más elemental es que haya un mando único. En esta España nuestra hay 17 «mandos» y 19 con Ceuta y Melilla. Y por si faltase algo en la «estafa» llamada crisis de 2008 los que la aprovecharon para desmantelar los servicios públicos -como sanidad, educación, derechos laborales…- y atarnos con la ley Mordaza a día de hoy siguen haciendo.

  • Mar
    Publicado a las 21:17h, 26 febrero

    Gracias por su amplia, sincera y realista ilustración del entontecimiento global al que hemos llegado. Podría deberse a otro virus más dañino todavía llamado «ombligismus extremus globalitus»…? Yo pensaba que al entrar en el siglo XXI vería cosas extraordinarias en el avance de la humanidad…pero a saber cuánta involución me queda por ver…y si llegaré a ver algún avance real.

  • Jaime67
    Publicado a las 18:52h, 09 marzo

    Te segui todos tus articulos desde el 10 de marzo al mayo 2020, es los que indicabas como se deberia de abordar esta crisis economica y social, que debia ser diferente a la forma abordaba por los neoliberales de M.Rajoy y antes por el Zapa, en 2008.

    Ha pasado exactamente lo que me avala mi conciencia para votar en Catalunya a la CUP. Y tengo 67 a;os y estoy jubilado.

    Nuevamente este gobierno tan progresista de la Calvi;o y el Escriba, si el de el IMV. Ambos individuos que tu bien decias, yo los hubiera hechado de inmediato de mi gobierno, ademas seguro. Son mas neoliberales que el M.Rajoy y que el IBEX 35.

    Adjunto link de articulo de esta ma;ana en el DIARIO 16, no me lo puedo creer, por favor me puedes dar una explicacion, por favor.

    https://diario16.com/calvino-obligara-al-gobierno-a-aprobar-un-nuevo-rescate-encubierto-a-la-banca/

    Como permitimos los ciudadanos esto, que no tiene ni nombre? Es increible!!!

    Un saludo y te sigo hace mas de 12 a;os, lei tu libro coeditado sobre Hay Alternativas. Propuestas para crear empleo y binestar social en Espa;a. Novena edicion. Lo tengo siempre a la vista.

Publicar un comentario