Fin de mes desigual

Fin de mes desigual

Publicado en La Opinión de Málaga. 11-07-2004 

Acaban de publicarse dos estadísticas que muestran una vez más que la feria de la vida no le va igual a todos.

 

Por un lado, el Instituto Nacional de Estadística indica que en el primer trimestre de este año un 66% de los hogares andaluces no pueden ahorrar nada. Más o menos la misma proporción de hogares que afirma que llega a fin de mes con alguna o mucha dificultad: el 64,26%.

 

Es destacable que Andalucía se encuentra también en este campo bastante peor que el conjunto nacional, puesto que en el total español las familias que se encuentran en esta última situación son el 56%. Se trata de un dato significativo que indica dos cosas. Por un lado, que en Andalucía hacemos frente con más dificultad a la satisfacción de nuestras necesidades, que vivimos menos desahogadamente que el resto de los españoles. Por otro, que nuestra economía va a tener más problemas para generar crecimiento y actividad puesto que disponemos de menos recursos ahorrados para la inversión.

 

Casi al mismo tiempo, la consultora Merrill Lynch ha publicado una edición más de un conocido informe en el que se registra el número de millonarios existentes en el mundo. Según sus datos, el número de personas con más de un millón de dólares aumentó un 14% en Estados Unidos durante 2003, un 12% en China y sólo un 2% en la Unión Europea.

 

Sin embargo, España es el tercer país del mundo por crecimiento de los millonarios. Aquí hubo un 18% más que en 2002, una tasa algo menor que la de Hong Kong y de la India. 19.000 personas se incorporaron en España a este club privilegiado durante el último año. Vaya para ellas nuestra enhorabuena.

 

En el informe se menciona, como no podía ser menos, este hecho espectacular que se achaca al boom inmobiliario.

 

Nos eliminan de la eurocopa pero crece el número de millonarios muchísimo más que en cualquier otro país europeo.

 

La cuestión estriba en si eso es una noticia que indique solidez y solvencia económica o si, por el contrario, sólo viene a confirmar aquel viejo refrán que decía que desde los tiempos de Adán unos calientan la harina y otros se comen el pan.

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario