Gabilondo se descentra en Madrid

Gabilondo se descentra en Madrid

Publicado en Público.es el 26 de marzo de 2021

Me cuesta criticar a Ángel Gabilondo, el candidato del PSOE a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Me parece una persona que se hace querer y le tengo un gran aprecio intelectual. Sin embargo, ante las declaraciones que está haciendo en esta nueva campaña electoral y el artículo que acaba de publicar en El País (aquí) no puedo dejar de hacerlo.

De hecho, me sorprende tanto lo que está diciendo que incluso me cuesta creer que haya sido el propio Ángel Gabilondo quien escribiera ese artículo. Las ideas que allí se exponen están lejos, no solo del pensamiento socialdemócrata tradicional que se supone defiende, sino de lo que está haciendo su partido en el gobierno central y en otras comunidades autónomas.

Dice Gabilondo que propone un gobierno excepcional para Madrid y que «un Gobierno excepcional no toca la fiscalidad. Ni para subir los impuestos como proponen unos ni para bajarlos como proponen otros. No los vamos a tocar.»

Cuesta mucho trabajo creer, como he dicho, que una persona tan culta como Angel Gabilondo pueda desconocer el papel decisivo que los impuestos han tenido siempre en los momentos excepcionales de la historia, como en la última guerra mundial. O que una persona tan inteligente como él carezca del sentido común elemental que indica que es justamente en los momentos extraordinarios cuando los navegantes deben recurrir a todo tipo de instrumentos y maniobras para mantener a flote sus naves y no dejarlas llevar por la inercia o las fuerzas del destino.

Parece mentira que Angel Gabilondo haga suyo el mantra de los anarquistas de derechas que defienden la maldad intrínseca de los impuestos, algo que la socialdemocracia, con gran acierto y beneficio para las clases más débiles, ha demostrado que es falso.

Ni los impuestos lo resuelven todo, ni el simple hecho de subirlos deriva en más bienestar social, eso es cierto, pero tampoco lo es que se pueden dejar a un lado justamente cuando la economía se encuentra en una situación excepcional como la que vivimos.

La fiscalidad es un estabilizador que permite atemperar los vaivenes del ciclo, de modo que dejarla intacta cuando este está cambiando en tan gran medida como ahora solo lleva a que la economía se estrelle sin remedio.

También es un incentivo que hay que utilizar, subiendo, bajando o modificando impuestos, según convenga, para ayudar a que los sujetos respondan con acierto a las exigencias de tiempos cambiantes y excepcionales como los que vivimos.

Y la fiscalidad es un instrumento de redistribución al que solo quieren renunciar quienes, en la cúspide del poder, desean mantener para siempre sus privilegios. Justamente cuando más necesarias son la solidaridad, la cooperación, la generosidad y la ayuda, como en estos momentos excepcionales, es cuando hay que recurrir a medidas fiscales extraordinarias, procurando que el esfuerzo necesario para superar lo excepcional sea proporcional a nuestra capacidad.

¿Cómo no aliviar la carga fiscal de las empresas en esos momentos de zozobra, para evitar que quiebren o desaparezcan? ¿Cómo no darles ayudas para que puedan sobrevivir en medio de una pandemia tan dura o para facilitar que se reinventen y salgan adelante cuando acabe? ¿Cómo no hacerlo también con los autónomos y las familias? Y como se puede hacer todo eso, profesor Gabilondo, sin utilizar la fiscalidad?

Lo que dice Gabilondo sobre la fiscalidad es tan insensato y peligroso para Madrid como lo sería que un conductor se ofreciese a llevarnos de viaje sin pisar el freno o sin mover el volante del vehículo a lo largo de la ruta.

Cambiar la ineficiente e injusta fiscalidad que ha venido estableciendo el Partido Popular en Madrid, con la ayuda de Ciudadanos y de Vox, es obligado. Para obtener más recursos de quienes más tienen, como han reclamado organismos tan poco sospechosos como el Fondo Monetario Internacional (aquí) o la OCDE (aquí), pero también para incentivar y fomentar la resiliencia y la innovación cuando son más necesarias que nunca.

Parece mentira, en fin, que Gabilondo asuma como bueno que el dumping fiscal en favor de los más ricos que han promovido el Partido Popular y Ciudadanos vaya a ser también una constante de su política económica si llega a gobernar Madrid. Sobre todo, porque es justamente lo contrario de lo que defiende su partido en el gobierno central en las autonomías en donde gobierna.

No hace ni un mes que la Ministra de Hacienda del gobierno de Pedro Sánchez, no Pablo Iglesias sino María Jesús Montero, acusó al gobierno de la Comunidad de Madrid de «desatar «fugas de capitales» en otras comunidades por su «dumping fiscal» (aquí). Y en diciembre pasado le hizo responsable de «fomentar las desigualdades territoriales» y de «comprometer la suficiencia de muchas comunidades autónomas».

¿Va a dejar Angel Gabilondo que eso siga siendo así?

Y lo que es aún más escandaloso: ¿No le da vergüenza a una persona que dice de sí misma que resulta soso porque no es frívolo sino que se toma las cosas en serio, decir el 23 de marzo que si es presidente no va a cambiar los impuestos cuando solo 40 días antes, el 12 de febrero, había pedido, como portavoz del PSOE en la Asamblea madrileña, 18 cambios, 18, en los principales impuestos que gestiona la Comunidad.

También sorprende, por otro lado, la toma de posición de Gabilondo sobre los extremismos. Choca que se sume al vocerío de la derecha que señala a Pedro Sánchez como un extremista sin principios que se alía con el diablo, como dijo Inés Arrimadas, con tal de mantenerse en el poder porque llegó a un acuerdo de Gobierno con Unidas Podemos.

Vaya por delante que yo soy de las personas que piensan que no importa aliarse con el diablo sin con ello se consigue ampliar la libertad, la justicia, la paz y el mayor bienestar de la gente. Y me gustaba creer que una persona como Gabilondo, un pensador, defendía lo mismo, que era capaz de lidiar con quien fuese para poner sobre la mesa las ideas y no las siglas. Lo que me resulta lamentable no es que muestre su preferencia legítima por un gobierno por Ciudadanos y Más Madrid sino que lo haga sin mención de las ideas o propuestas que le parecen más o menos extremas. ¿Las que defiende y trata de llevar a cabo Unidas Podemos en el gobierno de Pedro Sánchez o en la Comunidad de Madrid son más extremas que las que ha puesto en práctica Ciudadanos en el gobierno de Díaz Ayuso o en el Ayuntamiento de Madrid?  ¿El extremismo es Pedro Sánchez y quien gobierna con él, como dice la derecha, o el acto de la Plaza de Colón?

La consecuencia de los planteamientos nominalistas y demagógicos de Gabilondo, claramente diseñados por estrategas publicitarios a quienes importan un comino las ideas y el contenido sustantivo del discurso político, es que, al final, no se habla de propuestas concretas.

En el artículo mencionado no hay ni una sola. Quiere vacunar deprisa pero no dice cómo, ni se suma a las voces de otras personas con responsabilidad en su partido que reclaman una política europea diferente al respecto, para hacer que las vacunas sean realmente un bien común y lleguen pronto. Dice que hay que apoyar el Plan de recuperación pero no dice cómo, sabiendo que hay posiciones bien distintas a la hora de ponerlo en marcha.

Que el candidato del PSOE se limite a decir que se «necesita alguien que esté al frente de los fondos europeos y de la estrategia de vacunación» suena a broma si no fuera por la dejadez de pensamiento y reflexión que implica. Haber gente al frente, la hay y de sobra. Pero no se trata solo de que la haya sino de qué es lo que se propone hacer quien esté ahí y de cómo lo hace. Y el problema es que Gabilondo solo esté dispuesto a diferenciarse de quienes ahora están al frente de la Comunidad de Madrid con chascarrillos sobre su sosería. Buscando el centro mediante geometría política creativa el PSOE de Gabilondo se descentra y aleja de lo mejor de sí mismo.

Que los gurús del marketing conviertan la política de la derecha en una performance es normal, que pase en la izquierda es una desgracia.

Tags:
1 Comentario
  • UN LECTOR
    Publicado a las 23:34h, 27 marzo

    Buenas noches, señor Torres:

    Hace unas semanas leí un artículo –y siento no recordar dónde…– cuya síntesis puede ser esto: hoy no existe ni izquierda ni derecha; existen liberales de izquierda, liberales de centro y liberales de derecha. Pero todos son liberales.

    En este caso tendríamos que subrayar lo de todos. Como Ud. dice, que el señor Gabilondo sea intelectualmente de su respeto, no quita que sea un liberal como el hecho de que Mengele fuera médico y doctor en medicina no evito que fuera un matarife.

Publicar un comentario