Ganas de Escribir. Página web de Juan Torres López
Image default

Hospitales y residencias como negocio financiero: más muertes y más gasto innecesario

Publicado en Público el 20 de mayo de 2023

La derecha española se empeña en hablar de ETA en campaña electoral, como si siguiera poniendo bombas, para que no se hable de los auténticos problemas de España. Por ejemplo, de lo que está pasando y va a pasar en los hospitales y las residencias de mayores en los que se está dejando que penetren cada día más los fondos de inversión llamados en inglés «private equity«.

Estos últimos son capitales que adquieren paquetes mayoritarios de empresas para hacerse con su control con el fin de venderlas en un plazo de entre cinco y diez años. Para ello, se recurre casi siempre al mismo procedimiento: se impone una nueva estrategia de dirección orientada a aumentar los ingresos y recortar al máximo los costes; se endeuda a la empresa, muchas veces con el propio fondo y con el solo objetivo de repartir dividendos más elevados; y se venden sus activos (edificios, locales, instalaciones…) incluso también al fondo, el cual cobra luego por alquilarlos a la empresa.

Lo característico de esta inversión es esa forma de gestión orientada a conseguir el máximo beneficio a corto plazo y, sobre todo, que está orientada a venderla en un plazo de tiempo muy corto. Es decir, no se invierte para consolidar una empresa y desarrollar aún más su actividad, sino para «ensillarlas con montañas de deuda y luego exprimirlas como si fueran naranjas”, en palabras de Bill Pascrell, presidente del Subcomité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes sobre Supervisión de Estados Unidos.

En su inicio, esta inversión se realizaba sobre todo tipo de empresas (fue la causante, por ejemplo, de la quiebra de la conocida tienda de juguetes ToysRUs) pero últimamente se están centrando en el sector de la salud y los cuidados, de modo que sus efectos son mucho más relevantes social y personalmente.

Aunque la presencia de estos fondos es relativamente reciente y su actividad es muy opaca, ya se dispone de multitud de investigaciones académicas, parlamentarias o de organizaciones profesionales que proporcionan evidencias abrumadoras sobre las consecuencias que tienen sobre la gestión de las empresas que capturan y, sobre todo, sobre la salud y las condiciones de vida de las personas.

Voy a resumir brevemente lo que sabemos que ha ocurrido en otros países para hacernos una idea de lo que va a pasar en España cuando se consolide la tendencia que ya ha comenzado a darse.

En el caso de las residencias, se puede decir, en general, que las que son propiedad de estos fondos generan peores resultados por «anteponer las ganancias a las personas», tal y como dice una Hoja Informativa de la Presidencia de Estados Unidos.

La American Medical Association descubrió que las personas que están en residencias propiedad de estos fondos tienen más probabilidades de acudir a urgencias o de ser hospitalizas por causas que podrían haber sido evitadas con una mejor atención. Y, sin embargo, que estas residencias salen más caras que el resto. Prácticamente lo mismo descubrió otro estudio de la Universidad de Pensilvania.

Un documento de trabajo de diversos académicos publicado en el National Bureau Of Economic Research en 2021 mostró que la gestión de este tipo de capital aumentó la probabilidad de muerte durante la estancia y los 90 días siguientes en un 10% y la prescripción de medicamentos antipsicóticos en un 50%; disminuyó las horas de personal de enfermería de primera línea y la movilidad de los residentes, y el gasto de los contribuyentes por residente en un 11%.

Otro estudio demostró que la tasa de infección por COVID-19 y la tasa de mortalidad de los hogares de personas mayores en residencias propiedad de estos fondos fue entre un 30 % y un 40 %, respectivamente, más elevada que en el conjunto de las residencias en Estados Unidos.

Un informe del Instituto Veblen ha demostrado que «la toma de control de grupos de residencias de ancianos va acompañada de reorganizaciones y arreglos financieros, que parecen sobre todo destinados a preparar una reventa rápida y no a establecer un modelo económico viable diseñado para el largo plazo»

En relación con la gestión de hospitales completos o de servicios concretos, las evidencias también son abrumadoras:

– La American Medical Association ha demostrado que los pacientes pagaron más cuando los servicios que se proporcionan están controlados por este tipo de capitales o que los médicos atendieron a más pacientes, lo que indica utilización innecesaria de servicios para aumentar los ingresos. Se ha comprobado que esto último ocurre incluso en el caso de la odontología infantil financiarizada, un servicio en el que en Estados Unidos se han detectado prácticas sin anestesia para incrementar beneficios, o que se califica a nacimientos normales como de emergencia para cobrar más.

– Para aumentar beneficios se reduce la oferta de servicios con menos margen y eso ha hecho, en concreto, que los private equity hayan cerrado hospitales rurales en Estados Unidos); se recorta personal; y se sustituyen a profesionales médicos por otros de menor formación, lo cual se ha demostrado que incrementa el gasto y la probabilidad de tener que volver a ser tratados.

– En los hospitales y servicios gestionados por estos fondos hubo mayor escasez de medios como mascarillas, ventiladores en la pandemia.

– Una investigación de la Universidad de Berkeley muestra que estos capitales ni siquiera mejoran la medicina privada suministrada por el mercado puesto que «amplifican y aceleran la concentración y las prácticas anticompetitivas». Y concluye que «este negocio es fundamentalmente incompatible con un sistema de salud estable y competitivo que sirva a los pacientes y promueva la salud y el bienestar de la población».

– En Estados Unidos, las llamadas «facturas sorpresa» que suponen gastos imprevistos y fraudulentos asociadas a los servicios de salud propiedad de estos fondos se han extendido tanto que hasta el presidente Trump dijo que estaba decidido a terminar con ellas.

– En multitud de casos se ha comprobado que estos servicios están asociados a comportamientos fraudulentos. Sólo para hacer frente a reclamaciones por presentación de facturas al gobierno estos fondos han gastado 500 millones de dólares desde 2013.

– Una fuente tan poco sospechosa de radicalismo como la revista Forbes asociaba a estos fondos con «recortes draconianos para apoyar al personal y/o intercambiar médicos por otros profesionales menos costosos como enfermeras», «presionar a los médicos para que brinden más atención médica (a menudo innecesaria)»; o «aumentar los precios sabiendo que las aseguradoras no tendrán más remedio que aceptar».

Es normal que la adquisición de hospitales completos, residencias o servicios concretos por este tipo de capitales tenga efectos como los que acabo de señalar (entre otros que es imposible señalar en un texto limitado como este). Se trata de inversiones que, como he dicho, no se llevan a cabo para consolidar la actividad en la que se invierte, sino para obtener altísimos beneficios al venderlas al poco tiempo y, mientras tanto, utilizando el control de la gestión para extraer todo tipo de rentas de la empresa adquirida. Es un procedimiento destructor de empresas, pues las deja exhaustas, endeudadas y con cargas inasumibles a medio y largo plazo y por ello muchas de ellas terminan quebrando. Pero, lógicamente, todo esto es mucho peor cuando lo que adquieren estos capitales son servicios sanitarios y de cuidados, hospitales o residencias de mayores. Como dice un amplio estudio realizado por Public Citizen también en Estados Unidos sobre su actividad en estos campos, de lo que estamos hablando es de «la diferencia entre la vida y la muerte».

Es un proceso que en España ha comenzado a darse y que va a extenderse cada día más, tal y como han mostrado, entre otros, el libro de Manuel Rico ¡Vergüenza! El escándalo de las residencias, o los artículos de Juan Pedro Velázquez-Gaztelu, El gran negocio de las residencias, y los aparecidos en Infolibre.

Por eso es muy urgente que se abra en nuestro país un debate amplio y riguroso y que se exija al gobierno central y a los autonómicos que legislen al respecto; al menos, como se ha comprometido a hacer para frenar los efectos que he mencionado, alguien tan poco sospechoso como el presidente Biden en Estados Unidos. Entre otras cosas, porque los inmensos beneficios que obtienen estos fondos a costa de suministrar peores servicios, de obligarnos a gastar más y provocando muertes innecesarias los pueden conseguir gracias a la opacidad de sus operaciones, a los privilegios fiscales de los que gozan y, en resumidas cuentas, porque, para colmo, se les está ayudando a que hagan todo eso con dinero público.

21 comentarios

Leonardo Miño 20 de mayo de 2023 at 23:44

Es como leer una novela de terror! Esas empresas “de inversión” son más bien empresas de asesinato lento y seguro. Y el ciudadano está inerme, maniatado de pies y manos mientras los políticos revelan en los debates su perversa ignorancia! Pero la lógica indica que si hay políticos tan ignorantes y cerriles es porque sus votantes lo son más. Es imposible que esa señora Ayuso tenga un solo votante con un átomo de inteligencia!

Responder
Jose Luis Pérez 21 de mayo de 2023 at 08:37

A vueltas con la falta de control de la economía financiera. Ya no les basta con las materias primas, y con los alimentos, ahora por la salud y en poco tiempo (ya hay indicios ciertos), por el agua y el aire respirable. ¿Vaya mundo estamos creando para las generaciones futuras con nuestra permisividad?
Gracias profesor por seguir dando luz en la oscuridad pues en ningún medio generalista podremos leer estas noticias , en horario preferente para el público, dada la importancia que suponen para nuestro sistema de bienestar.
Saludos.

Responder
Miguel Rodríguez Sanchez 21 de mayo de 2023 at 09:40

Gracias, Prof. Torres, por explicar tan bien los efectos del ánimo de lucro en los servicios de salud y cuidados. Como dijo un sinverguenza: «Es el mercado, amigo».
El Estado debe controlar el capitalismo o vamos, como la Naturaleza ya lo esta, al desastre.

Responder
Tito 21 de mayo de 2023 at 10:34

Por supuesto que la comunidad de Madrid y su presidenta Ayuso, no son un ejemplo de buena gestión y eficacia en lo referente a sanidad ( y otras cosas ) y es bueno denunciarlo.
Lo que puede ser bastante pernicioso para la información y el conocimiento de las personas y además puede confundir a la gente es concentrar todos los males de la sanidad de España en una sola malvada persona Ayuso.
Esa es la peor manera para resolver nuestros problemas con la sanidad.
España, está en un discreto puesto en gasto en sanidad sobre el PIB. Como siempre, el gasto en sanidad con respecto al PIB, lo lideran países perversos y malvados como Alemania, Países bajos etc que además su PIB per cápita es mucho más elevado. con lo que los recursos netos per cápita, casi se doblan respecto a España.
Eso está en esta dirección:

https://www.sanidad.gob.es/estadEstudios/sanidadDatos/tablas/tabla30_3.htm

Creo que ha habido huelgas en lo concerniente a sanidad en casi todas las comunidades autónomas aún que desgraciadamente y para tapar la gestión de – los buenos – sólo se haya puesto la lupa en lo que sucede en la Comunidad de Madrid, lo cual es sumamente pernicioso para evaluar el problema y resolverlo. Resaltar exclusivamente las miserias de una comunidad, es tapar las miserias de otras comunidades. Pero como los datos matan a los relatos, en la siguiente página hay datos sobre PIB de gasto en comunidades para que esto no se convierta en una historia de buenos y malos que imposibilita la resolución racional de las cosas.
En la siguiente página hay información sobre ello:

https://datosmacro.expansion.com/estado/presupuestos/espana-comunidades-autonomas?sc=PR-G-F-31

Mejor con datos que con vísceras.
Apuntando exclusivamente a Ayuso como Diabla, se enmascara el problema de carencias a nivel estatal y autonómico y sólo sirve para los intereses de algunos que sólo quieren ver la paja en el ojo de los demás para tapar sus propias vigas.
Pero como digo, la gente siempre quiere no complicarse la vida con datos y que le digan resumidamente quen es el bueno y la mala.
Un fuerte saludo.

Responder
Alicia 21 de mayo de 2023 at 10:55

Muchas gracias por este magnífico artículo. Falta hacía ya.
Al menos para mí era y es muy necesario hablar sobre este caos económico y social en el que nos están metiendo los abusadores gana-dineno con sus engaños y triquiñuelas.
Gracias y saludos.

Responder
Tito 21 de mayo de 2023 at 11:18

Cuando para hacer un análisis para un diagnóstico que puede ser de vida ó muerte te dan en la sanidad pública un plazo de tres meses, eso puede significar nada menos que vivir ó morir. En mi caso, preocupado por que no me recetaban más que pastiilitas en la seguridad social, y pensando que lo mismo que me gasto en una tele que vale una pasta para ver el sálvame diario, pensé que merecía la pena invertir también en mi salud aún que no sea tan divertido como el sálvame diario ni como el programa del gran tenedor de pisos Gran Wyoming. No.me equivoqué por qué en menos de una semana, me encontraron algo gordo en un estado que afortunadamente se pudo resolver, no sin algún sufrimiento por mi parte. A lo mejor, como convencido de que la sanidad pública es muy importante, me tenía que haber muerto para ser consecuente con mi modo de pensar pero la verdad es que yo solo tengo una vida ( no como otros que van al paraíso) y por tanto, no me arrepiento de nada.
Pienso que es tanta la inversión estatal y autonómica necesaria para dar un servicio correcto ( además de una organización impecable ) que ahora mismo, deberíamos de seguir endeudándonos a marchas forzadas para conseguir una sanidad adecuada ( lo mismo que una educación adecuada y muchas cosas importantes más.)
Las carencias se han hecho ya tan gigantescas en el conjunto del país que sólo se arreglaría rompiendo violentamente la barrera del déficit y endeudándonos hasta el default. No creo que con menos sea posible por que l@s médic@s tienen un sueldo miserable y un empleo, el que brindan las administraciones, ejemplo de precariedad de trabajadores sanitarios que me rio yo del malvado Juan Roig de Mercadona.
Pero de momento, a mis oídos sólo me ha llegado que la culpa de todo eso la tiene Ayuso, que los demás son un@s Sant@s varon@s
Me han convencido.
Países con RH negativo y también los del Cava, necesitan una inversión en sanidad para ser eficaces que casi da miedo.
Les ruego reflexionen sobre ello
Saludos efusivos.
Ah. Ahora que estamos en elecciones me he enterado que Sánchez va a destinar una cantidad ingente de dinero a sanidad con lo cual, igual me tengo que comer mis palabras anteriores.

Responder
Tito 21 de mayo de 2023 at 11:28

Para Miguel Rodríguez Sánchez.
En Cuba, se ha controlado totalmente al capitalismo. De hecho, estuve allí hace poco y pueden brindar a los turistas en algunos centros, una sanidad que podría ser aceptable y pagada por el seguro de viaje. Sin embargo, para los cubanos, la sanidad no es lo mismo. Hay buenas intenciones pero se tienen que llevar sus propias sábanas y en los centros estatales, hacen lo que pueden por que el pueblo cubano, es de buena voluntad, se lo puedo garantizar.
Pero ocurren estas cosas según Público ( el periódico )

https://www.publico.es/internacional/fiscalia-cubana-confirma-condena-prision-personas-protestas-gobierno-11-julio.html#analytics-tag:listado

Un saludo

Responder
Francisco Altemir 21 de mayo de 2023 at 12:03

La conclusión a la que llego a mis casi 88 años es que el sistema es inmisericorde especialmente con los viejos. Lo de las residencias de mayores de la Comunidad de Madrid durante la pandemia es imposible de creer. No puede haber gente con tanta maldad como la niña Ayuso y sus compañeros .Lo pone de manifiesto Reyero, ex consejero dimisionario de Ciudadanos encargado de ellas: Hola, estoy leyendo este libro y quería compartir esta cita contigo.

««Un joven puede morir; el viejo debe morirse». Eso es lo que señaló oportunamente Adela Cortina en un artículo publicado en El País al final de la primera ola, el 23 de julio, titulado «Desenmascarar la gerontofobia», y que luego desarrolló en un magnífico libro.» (desde «Morirán de forma indigna» de Alberto Reyero Zubiri)

Empieza a leer gratis: https://amzn.eu/ec4fdpu

En este sistema : EL VIEJO DEBE MORIRSE. No produce y es una carga improductiva totalmente incompatible con el sistema neoliberal. En sistemas atrasados al anciano se le cuida y respeta porque es «un pozo de sabiduría» o «una biblioteca». En este sistema «avanzado» es una rémora molesta

Juan, como siempre, has puesto el dedo en las llagas putrefactas del sistema neoliberal

Responder
Tito 21 de mayo de 2023 at 13:20

A Francisco Altemir:
Desgraciadamente, la función vital del hombre en su última fase, parece innecesaria ( que no lo es ) tanto en países neoliberales que comunistas. De hecho, la mayor esperanza de vida se da en países capitalistas como Japón, países nórdicos, España etc
Un poco de sociologia:
El respeto y cuidado y también el aprovechamiento de la experiencia de los mayores era máximo en las sociedades trivales ancestrales. Además había muchos menos viejos que jóvenes ya que la gente moría antes de hacerse mayor, a menudo en la infancia. Precisamente ese era el problema. La esperanza de vida media era de menos de 30 años, con lo cual, mejor no añorar esos tiempos.
Peor aún es que ahora se tienen cada vez menos hijos. Muchos menos que los países sin recursos. Incluso en países muy desarrollados y con abundantes ayudas se tienen menos hijos por una cuestión de comodidad y por que actualmente las personas tienen muchas más maneras de realizarse que andar procreando sin límite. De la misma manera, se cuida más a los mayores en los paises con menos recursos y lo hacen directamente los hijos. El problema también es que habitualmente nuestros hijos no quieren ni por asomo hacerse cargo en la mayoría de los casos, ni de sus propios padres, por lo cual, nos vemos obligados a echarle la culpa al neoliberalismo y a Ayuso, ignorando nuestro egoísmo y el de nuestros hijos. La escasez de medios para los mayores y el decrecimiento demográfico se dan también en los países comunistas como China, nada menos. O sea que debe haber alguna causa más que el neoliberalismo, viendo el problema en su conjunto.
El problema debe ser es que en ciertas circunstancias dejamos al descubierto nuestra condición de depredadores sin piedad ( no sólo los neoliberales, si no también nosotros y nuestros hijos que es no que no nos gusta admitir por qué siempre los malos son los otros y Ayuso por definición )
Un saludo a todos y cuanto me gustaría que cada uno sería capaz de elaborar sus propios conceptos sin ayuda de segundos ni de terceros ( el segundo te cuenta que malo es el tercero )
Bye

Responder
Tito 21 de mayo de 2023 at 13:27

Sobre lo que opinan los que no son neoliberales sobre los mayores ( a ls que llaman viejos ) , en el siguiente link lo pueden ver. Espero que me lo publiquen por que es un video y no me lo he inventado yo.

http://edadsinfronteras.org/pablo-iglesias-un-neonazi

Un saludo efusivo sobre todo a los mayores ( no a los viejos como dice el vídeo )

Responder
Julio 21 de mayo de 2023 at 14:24

Cómo se cambia esto. Cada vez entiendo menos. Será que me estoy haciendo mayor., pero resulta muy miserable todo esto. Saludos.

Responder
Francisco Altemir Ruiz-Ocaña 21 de mayo de 2023 at 15:11

A Tito con todo cariño y respeto: hay una deiferencia funfamental lo de Ayuso es un hecho comprobado en cambio usted achaca a Iglesias no deja de ser una suposicion.

Responder
jose 21 de mayo de 2023 at 15:24

Buenas tardes Sr, Juan torres.
Seré breve en mi comentario: Donde hay una bolsa de dinero… la respuesta seria «quiero esa bolsa»..
Harán todo lo posible por conseguir dicho dinero. Lo más curioso es la narrativa para hacerse con la bolsa.
Mientras haya idiotas (El término idiota se empleó en la antigua Grecia para indicar a una persona que no se preocupaba por los asuntos políticos) y se dejen llevar… lo llevamos claro. No pierda la paciencia y siga abriendo mentes, por si alguna vez se les ilumina con media neurona a estos idiotas.
Saludos

Responder
Tito 21 de mayo de 2023 at 18:28

Para el señor Francisco Altemir Ruiz-Ocaña:
Que lo de Ayuso sea un hecho no significa que lo que no es Ayuso sea perfecto. Por tanto también debe denunciarse y no ocultarse, que si no no hacemos nada.
En cuanto al Link que contiene el vídeo de Iglesias, veo que no ha podido abrirlo y visualizarlo y escucharlo, probablemente solo ha podido leer los comentarios.

Le mando otro Link diferente donde está el vídeo

Ha ver si esta vez hay más suerte.

https://www.lasvocesdelpueblo.com/pablo-iglesias-se-mueren-de-viejo-hay-gente-de-20-30-y-40-anos-los-
viejos-a-la-mierda-o-a-donde-quieran/

Ni Ferreras lanzaría este video en su programa, pero hay más sitios en Internet donde se encuentra dicho vídeo.

Inténtelo otra vez y reciba un saludo
Tito

Responder
Alejandro Salado 22 de mayo de 2023 at 13:46

Como extrabajador de residencias concertada y perteneciente esta a uno de los grandes des grupos, me tocó denunciar sus malas prácticas, unas practicas que ponían en riesgo la salud de los residentes y de los trabajadores. Aún así decidieron sancionarme por no permitir ese abuso, tratándome de coaccionar para así conseguir mi silencio. Decidí denunciar en noviembre de 2019, en primera instancia y después de reunir cientos de documentos, no me dieron la razón, me obligaron a continuar trabajando para estos desalmados durante 7 meses más. En Marzo entro la pandemia y arrasó llevándose a más de 52 personas en la residencia donde trabajaba, de covid y otras enfermedades. En muchos casos eramos menos de la mitad de plantilla que deberíamos de ser por normativa. A día de hoy las cosas siguen igual de mal, siguen sufriendo muchas personas por la forma en la que estás empresas rentabilizan su economía, finalmente decidí escribir un libro y apoyar a cientos de personas de diferentes plataformas de acción, pidiendo que el modelo cambie, y lo más importante, que se investigue que es lo que sucedió, adjunto mi libro lodo y fango en las residencias. Un libro donde doy mi vivencia y 13 testimonios más de más de 200 personas entrevistadas, que demuestran que el problema no es sólo de una residencia, sino que es un modelo de mercado
https://youtu.be/1jU3mo_VHSE

Alejandro Salado

Responder
Francisco Altemir Ruiz-Ocaña 22 de mayo de 2023 at 17:51

A Tito, con cariño. Las palabras del filosofo frances Snatole France van dedicadas a algunos politicos : » Es mucho mas peligroso un necio que un malvado. El malvado descansa algunas veces. El necio no descansa jamas» Me voy a reposar.

Responder
Tito 24 de mayo de 2023 at 20:41

Para Francisco Altemir Ruiz-Ocaña
Aún que comparto muchas cosas con Anatole France, me voy a permitir pensar por mi mismo sin citar a ningún premio Nobel. Solo que a veces, entre los políticos resulta muy difícil saber quien es el bueno ( ó buena ) y quien es el malo ( ó mala ) y en ello disiento de Anatole France. Quizá usted lo sepa pero los demás no llegamos a tanto. Lo que está claro es que sea malo ó tonto-a , si uno es demócrata y no le gustan los resultados de las elecciones, llamar tonto ó malo al ganador, es hacer lo mismo con las personas que le han votado, ó sea llamarles malas ó tontas. Si ello ocurre y alguien sentencia que los votantes a ganador-a, entonces, tiene un problema con el sistema de sufragio. Muchos lo tuvieron y desencadenaron dictaduras, guerras y muertos. Que conste que a veces pienso lo que usted pero me lo callo y me lo guardo para mí, no sea que esté yo despreciando a millones de personas debido a mi suprema capacidad para juzgar a l@s demás. No quiero hacerlo por que no quiero ser totalitario.
Un saludo

Responder
Tito 24 de mayo de 2023 at 20:54

No soy capaz de ver si un político es malo ó tonto. Ambos ( el malo y el tonto ) seguramente les falte coherencia y ámbos se cansarán ó acabarán en el olvido.
Hubo alguien del que usted seguro se acuerda, que dijo que hacer política es cabalgar contradicciones ( las suyas propias, no las de los demás ) en tal caso, no se si hay una manera clara de distinguir la maldad, la estupidez o la incapacidad para ser coherente.
Saludo

Responder
Tito 24 de mayo de 2023 at 21:01

También me entristece un poco que la política que nos hemos dado, se base en insultos. ( bueno, malo, tonto, feo etc. ) . Y es que el insultador, muy a menudo, es incapaz de argumentar. Me entristece ver como la mayor parte de nuestros partidos no argumenten si no que insulten cuanto más mejor y que la política se haya convertido en algo parecido al » sálvame diario »
Saludos

Responder
Daniel 12 de junio de 2023 at 03:52

Esto sucede porque el ciudadano medio se encuentra en un estado de indefensión jurídica completa contra sistemas organizados, tales como pueden ser empresas, fondos de inversión o administración pública.

Vivimos supuestamente en un estado de derecho, donde peleamos representantes para que aprueben leyes. Sin embargo, no las leemos, ni somos capaces de exigir su cumplimiento en los tribunales.

Si cada persona residente, en esas residencias tuviera habilidades de derecho, dichos beneficios se esfumarian como la espuma.

Simplemente tenemos un modelo social totalmente desquiciado donde se orquestan maniobras contra el ciudadano promedio (tanto desde el secto privado como el público) y que se salve quien pueda.

El problema es que casi nadie puede y nos estamos callendo todos.

Responder
Jaime 16 de diciembre de 2023 at 11:29

En Barcelona capital, existe la residencia Fort Pienc, en el distrito 08013 de Barcelona, que es pública, del Ayuntamiento de Barcelona y de la Generalitat de Catalunya, y está gestionada, por el mafioso número uno de España, después de la muerte del Botín, que no es otro que Florentino Pérez, a través de su empresa Sacyr.
No entiendo que aquí en Catalunya, se le deje actuar a este LADRÓN Y MAFIOSO de Florentino Perez, después de El Castor en Vinaroz, y de las Torres Kio de Madrid, entre muchas otras estafas. El protegido de la Judicatura española. Que asco!
¿Cual, es el motivo? Que alguien me lo explique. Es alucinante.
Ahora iré a darle una vuelta a mi suegra, a las 12 horas, que tome un poco el sol.

De alucine, de verdad.

Responder

Dejar un comentario