La injusticia como política económica

La injusticia como política económica

En mi artículo de El País Andalucía de esta semana comento los efectos que va a tener la política económica tan cargada de injusticias que se viene aplicando. Desde que Roosevelt hiciera lo contrario para sacar a su economía de la gran depresión sabemos que más injusticia y desigualdad es la causa de las crisis y que aumentarlas es lo que impide salir de ellas. El artículo puede leerse aquí.

Tags:
7 Comentarios
  • Lucas
    Publicado a las 11:55h, 02 julio

    En medio de la Gran Depresión, después de casi dos períodos de aplicar el New Deal, el secretario del Tesoro de Roosevelt, Henry Morgenthau, evaluó el esfuerzo federal para aliviar las condiciones económicas y declaró que: ‘Hemos intentado gastar dinero. Estamos gastando más de lo que habíamos gastado nunca y no funciona. No hemos cumplimos nuestras promesas. Tras ocho años en el Gobierno, estamos exactamente en la misma tasa de paro que cuando empezamos… pero con una deuda enorme.

    Creo profesor que el reconocimiento del fracaso por el propio Ministro de Economía de Roosevelt (Secretario del Tesoro) de la época de la aplicación del New Deal, demuestra lo erróneo y desacertado de su juicio.Es más, fue por culpa de ese nuevo trato por lo que EEUU no salió antes de la crisis de la Gran Depresión.

  • Cinturón de Asteroides
    Publicado a las 13:16h, 02 julio

    Hay que bajar la jornada de trabajo y los sindicatos deben presionar para ello para que así se pueda sostener la actividad productiva. Ante un bloque de los trabajadores los empresarios tendrán que bajar los brazos porque en ello sí que llevarán TODA la razón. Los norteamericanos fueron a la II guerra mundial y con eso sí que consiguieron salvar al Capitalismo. No suena muy ético para los trabajadores conservar sus puestos de trabajo a costa de la muerte de personas en países lejanos.)–:

  • Cinturón de Asteroides
    Publicado a las 14:20h, 02 julio

    Las crisis de sobreproducción se solucionan con bajas escalonadas de la jornada de trabajo, no con más trabajo inútil. Hemos entrado en crisis por hacer más de lo que necesitamos, así que poner al Estado a malgastar sin ton ni son haciendo más bienes innecesarios, no suena muy prudente..

  • Cinturón de Asteroides
    Publicado a las 21:11h, 02 julio

    La crisis es de sobreproducción. Hemos creado más bienes que los que necesitan tanto trabajadores como patrones. Hay que bajar la cantidad de trabajo para salir de la crisis. Se detiene la actividad productiva por la cantidad de trabajo de más. Así que el Estado no sacará del bache a la economía produciendo más trabajo. Hay que bajar la jornada de trabajo y dar por impagados muchos créditos. Que se preparen las naciones para nacionalizar a sus grandes empresas; las multinacionales norteamericanas amenazan con pasar a la historia de los colosos caídos. A Roosevelt lo sacó de la crisis la guerra, sus trabajadores tenían qué hacer:¡¡¡¡¡ARMAS!!!!!. Destruir a Europa los salvó de destruir al Capitalismo…..por unas décadas.

  • Antonio Gonzalez
    Publicado a las 17:42h, 03 julio

    El caso es que en la lucha por la rentabilidad el capitaalismo

    es una fase superior a la misma esclavitud, entonces no debe

    haber ninguna sorpresa.

  • Fernan Gallego
    Publicado a las 18:39h, 03 julio

    Esa fue la opinión de Morgenthau, sobre un momento de reflexión y duda durante la salida a la crisis del 29 sobre la eficacia del New Deal. Sin embargo, el mismo Morgenthau fue el que, para reducir el déficit abogó por un aumento de los impuestos, sobre todo a los más ricos. Medida que apoya la tesis de que el aumento de la igualdad y la justicia social es el camino para salir de las recesiones del profesor Torres y que apoyo plenamente.

  • Fernan Gallego
    Publicado a las 18:49h, 03 julio

    De hecho, Estados Unidos sigue inundando de dolares el mundo, dolares que el mundo traga insaciable, con los que sufragan su fastuoso gasto militar y «rescatan» a sus aberrantes bancos. Ya se sospecha que son varios billones los inyectados a la banca americana. Mientras, aquí seguimos adorando al intocable «dios euro» y a sus cancerberos «los mercados.

Publicar un comentario