Lo dije

Lo dije

 Escribí estos días atrás que los que habían extorsionado al gobierno español para imponerle medidas restrictivas de gasto dirían enseguida que las adoptadas eran insuficientes. Así funcionan todos los chantajes y aquí tienen ustedes la prueba:
 El FMI dice que España necesita una de las mayores bajadas de déficit del mundo.
 El organismo, contento con las medidas de ajuste de Zapatero, pide un recorte en las prestaciones sanitarias de nuestro país para reducir deuda.

 Lo paradógico y vergonzoso del caso es que prácticamente al mismo tiempo el FMI ha publicado un informe (FISCAL MONITOR May 14,2010) en el que señala que las dos terceras partes de la deuda que se ha generado y que ahora exigen rebajar se ha producido por una reducción de los ingresos de los estados y no por exceso de gastos. Es fácil comprender, pues, que las medidas que proponen no abordan la causa que ha generado la deuda y que lo que van a provocar es una depresión aún mayor de las economía, tal y como señalé en mis últimos artículos. Lo que buscan, ya lo he repetido varias veces, no es reducirla de veras (los bancos ganan con ella) sino aprovecharla para imponer medidas que faciliten aún más la obtención de beneficios que ya de por sí están empezando a ser extraordinarios: las empresas que forman parte del IBEX-35 (las 35 con más liquidez de las que cotizan en la bolsa española) han ganado un 25% más en el primer trimestre de 2010. Son las que piden austeridad a los ciudadanos.
 Esto es lo que hay: una extorsión y un ataque a la democracia que seguirá mientras no lo paremos los ciudadanos y ciudadanas porque está claro que el gobierno de Zapatero es manifiestamente impotente y cada vez más incompetente para hacerle frente. 

 

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario