Los errores del euro

Los errores del euro

El Premio Nobel de Economía, Paul Krugman, acaba de hacer un comentario en su blog (Europe’s OK; the euro isn’t) diciendo que la creación del euro fue un error porque tiene más inconvenientes que beneficios, sobre todo, cuando hay como ahora crisis asimétricas, es decir, que padecen de forma distinta los diversos países. En estos casos, dice, no puede cada uno aplicar la «medicina» (política monetaria monteria y fiscal) adecuada a su mal particular. También argumenta que no hay suficiente movilidad laboral y que, a diferencia de Estados Unidos, Europa no dispone de un estado federal que intervenga para corregir los desequilibrios o impactos asimétricos que puedan producirse.
Lleva razón y me alegra que diga eso una autoridad como Krugman porque es justamente lo que yo escribí hace ahora diez años en mi trabajo El euro: lo que no nos quieren contar que se puede leer en pdf aquí. Pero debo decir que Krugman se equivoca: el error no fue crear el euro sino crearlo sin establecer al mismo tiempo lo que se necesitaba para que Europa no fuese solo un simple mercado (que es lo que querían las grandes empresas y los financieros) sino un espacio económico más igualitario, más homogéneo e integrado y más satisfactorio desde el punto de vista social y humano. Ahora pagamos las consecuencias, pero no las grandes corporaciones y los financieros, que se han puesto las botas en el mercado imperfecto que ha creado para ello bajo su directa batuta, sino los ciudadanos menos favorecidos y las economías más débiles.

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario