Los líderes de la oposición en España se vuelven locos de remate

Los líderes de la oposición en España se vuelven locos de remate

 Ayer se celebró en el Parlamento español el debate sobre el estado de la Nación. De nuevo la oposición insultó y realizó las acusaciones más increíbles al Gobierno pero si hay que destacar alguna barbaridad es que Mariano Rajoy, el líder de la derecha, pidió al Presidente del Gobierno nada más y nada menos que se hagan públicas las actas de la reuniones que haya habido para negociar con ETA la entrega de las armas.
 ¿A alguien se le ocurre una estupidez mayor?
 

 

 No es que a Rajoy en la vida se le ocurriera enseñar él mismo esas actas cuando fue Ministro de Interior, es que eso no se le ocurre a cualquiera que esté en su sano juicio.
 En su afán desmedido de derrocar al gobierno legítimo, lo que la derecha está haciendo en realidad es lo que con buen juicio le reprochó Zapatero: oponerse al Estado.
 Lo gracioso es que eso lo haga la derecha, que se muestra a sí misma como la de la gente de orden.
 Son todo lo contrario: gritan y vocean en en sus escaños como gamberros, insultan como chorizos y mienten como bellacos.
 En España, la derecha es la que ataca a la policía, la que quiere que los servicios secretos dejen de serlo enseñando las actas de lo que hacen (es que me parto de la risa), la que boicotea la acción de los jueces cuando sus sentencias no les convienen, la que no acata las leyes aprobadas en el parlamento y sale a las calles, rodeada de curas, obispos facinerosos y carcas . La que se manifiesta y vocifera en lugar de trabajar con recato y lealtad democrática en las instituciones.
 Basta oir su radio preferida, la de la jerarquía de la Iglesia Católica,  para comprobar sus constantes andanadas contra quienes no piensan como ellos, sus llamadas al enfrentamiento, sus insultos fascistas, sus amenazas, el totalitarismo fanático que destila.
 Están locos. El ansia de poder y la desesperación por haberlo perdido los ha vuelto locos.
 Rajoy (el que llevó a su partido de la mayoría absoluta a la oposición) se ha vuelto loco de impotencia, Zaplana (el que dijo y se le grabó que está en la política para ganar dinero) se ha vuelto loco de rabia porque ya no manda lo suficiente, Acebes (el peor ministro del Interior no sólo de la historia de España sino quizá de la de Europa y el político más embustero del munso) se ha vuelto loco de rabia y de vergüenza.
 Eso eso: se han vuelto locos.
 Yo, francamente, creo que Zapatero no lo está haciendo perfectamente, ya lo he escrito en varias ocasiones. De hecho, incluso está fallando en política social por dejar la economía en manos de los neoliberales (la ayuda por hijo que prometió ayer es una medida contraria a la equidad, no lo olvidemos, y que en modo alguno compensa los pasos atrás que se vienen dando en materia fiscal y de gasto público y social). Y eso hay que decirlo. Pero creo que hay que apoyar ahora a su gobierno porque en materia de libertades y derechos civiles está siendo acosado por la extrema derecha. Ni siquiera digo que haya que votarlo en las próximas elecciones (porque al paso que van en las demás políticas no se lo merece), pero sí creo que hay que arroparlo frente a la locura que se ha desatado en la derecha extrema que domina al Partido Popular.   

 

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario