La Europa del euro sembró la semilla de la extrema derecha y ya no puede frenarla

La Europa del euro sembró la semilla de la extrema derecha y ya no puede frenarla

Publicado en Público.es el 30 de septiembre de 2022

¿Cómo es posible que en un periodo de tiempo tan relativamente pequeño hayan podido expandirse tanto e incluso normalizarse las ideas extremistas, claramente antidemocráticas, en la Europa que se jactaba de ser la cuna y el futuro de la civilización más humanista y ejemplar?

Mi opinión es que eso ha tenido mucho que ver con el modo en que se ha ido construyendo la Unión Europea y, sobre todo, la zona monetaria del euro. Que, a su vez, es una de las expresiones más perfectamente acabadas del capitalismo neoliberal de nuestro tiempo.

Desde el punto de vista económico, no creo que sea necesario insistir en que las previsiones sobre los beneficios del euro no se han cumplido y, por tanto, que se ha producido una gran frustración social, aunque no se hable de ello.

Bastantes estudios empíricos (como este) han mostrado que el euro no ha generado efectos positivos singulares sobre la tasa de crecimiento económico en los países que lo asumieron. Lo cual es relevante pues se estimaba que ese sería el motor de los avances generales en inversión, empleo y bienestar. Es también una evidencia que la deuda se ha desbocado en todos los países y que no se ha logrado la convergencia de las economías que se anunció como una consecuencia segura de su puesta en marcha.

Todo lo cual, por cierto, era previsible, tal como anunciaron muchos economistas al señalar que la unión monetaria del euro estaba mal diseñada desde el principio. Paul Krugman dijo que los criterios de convergencia eran una «solemne tontería» y Joseph Stiglitz escribió todo un libro para demostrar «cómo la moneda común amenaza el futuro de Europa». No se reconoció, pero se supo desde su inicio que el euro nunca podría generar las ventajas que se le asociaban, porque se diseñó sin las instituciones y mecanismos de ajuste imprescindibles para hacer frente a los desequilibrios y shocks de tan diferente tipo que hoy día pueden afectar a las economías.

Durante algunos años, y a costa de generar burbujas y un endeudamiento que terminarían siendo letales, aumentó la convergencia entre las economías que formaban parte del euro pero comprobándose, al mismo tiempo, que más acercamiento en términos de PIB per capita no llevaba consigo ni semejante generación de valor añadido, ni armonía estructural ni, por supuesto, más equidad. Y cuando estallaron, las crisis fueron devastadoras; como no podía ser de otro modo, precisamente porque se carecía de mecanismos adecuados de ajuste y estabilización. Es más, el euro había dejado sin apenas capacidad de maniobra macroeconómica a los gobiernos y lo poco que estos podían hacer para luchar contra ellas era, para colmo, procíclico; es decir, que agudizaba los problemas.

Se sabía perfectamente que los cambios que llevaría consigo la implantación del euro no serían los fantásticos que se vendían a la opinión pública, sin ningún tipo de debate plural, para que aceptara sin rechistar su creación. Y se sabía que iban a generar mucha frustración ciudadana y descontento. Así lo reconoció en 1998 Etienne Davignon, presidente del grupo financiero más poderoso de Bélgica, en una entrevista en El País: «Los Gobiernos temen explicar a sus opiniones públicas la magnitud de los cambios que se avecinan. Es peligroso».

Tan claro debían tener los dirigentes europeos que la ciudadanía podría considerar peligroso al euro e indeseable asumir sus implicaciones, que lo legislaron sin contemplar la posibilidad material de poder salir de él. La trampa mejor urdida de la historia porque ¿quién en su sano juicio aceptaría incorporarse a algo de donde no esté contemplado que pueda salir si le va mal? Pues sí, los europeos que se incorporaron a una zona euro en cuyas normas no se contempla que algún país pueda abandonarla.

Pero ni siquiera todo esto ha sido lo peor que ha llevado consigo el euro y lo que, a mi juicio, ha producido la frustración, el desengaño y el desapego a las democracias que ha hecho crecer a la extrema derecha en Europa.

El euro ha impuesto políticas europeas en sustitución de las nacionales. Y el problema ha surgido porque la Unión Europea es un sujeto que adopta políticas sin ser político, utilizando el juego de palabras que me permito tomar prestado de Vivien Ann Schmidt (aquí). Es decir, sin tener una polis que lo condicione cuando crea conveniente. O, dicho de otro modo, porque no es una democracia y, por tanto, porque no proporciona ni el espacio ni los procedimientos (ni democráticos ni de cualquier otro tipo) que permitan canalizar las preferencias, las frustraciones, el descontento o la voluntad ciudadanas. La Europa del euro toma las decisiones que afectan a la ciudadanía, a veces muy gravemente, sin discusión ciudadana posible.

En la Europa del euro, la ciudadanía no se puede pronunciar ni deliberar, apenas puede influir, no tiene capacidad para controlar o censurar, y nunca puede decidir. Todo lo que afecta a sus condiciones de vida le viene dado; o mejor dicho, impuesto. Y en el único y cada vez más reducido espacio en donde a duras penas puede hacer algo de todo ello, en el de su respectiva nación, resulta que lo puede hacer en cada vez menor medida, en menos materias y siempre con la espada de Damocles sobre su cabeza: ¿lo permitirá o no lo permitirán Bruselas o Frankfurt, la Comisión Europea o el Banco Central Europeo, respectivamente?

Y la cuestión ni siquiera termina con ese achicamiento progresivo del espacio democrático que produce el euro. Como los partidos o los gobiernos nacionales no pueden decidir con autonomía porque no disponen ya de capacidad de maniobra suficiente, es materialmente imposible que pueden cumplir las promesas que han de ofrecer a sus potenciales electores y sin las cuales nunca podrán ganar las elecciones. Eso ha hecho que la política nacional se haya convertido en una farsa, en un sainete de compromisos que todo el mundo sabe que no se harán efectivos, salvo que respondan a la voluntad expresa de Bruselas, la cual ningún partido en su sano juicio (como reconociera Davignon) se atreverá a presentar ante sus electores como propia, si quiere conseguir su voto.

En el polo justamente opuesto de las instituciones del euro, los gobiernos nacionales han de limitarse -como también dice Vivien Schmidt- a hacer política sin hacer políticas, sin poder adoptarlas. Pero, entonces, ¿en qué queda la democracia?

Pues, realmente, en casi nada. El euro, esa es la realidad, vacía de democracia la política que se hace bajo su imperio.

Se sabía desde el principio que la Europa de los tratados del euro iba a ser incompatible con la constitución de algo parecido a un supra estado democrático. Nunca se pretendió. Lo que posiblemente no se tuvo en cuenta (o sí, quién sabe) es que convertir a la Unión Europea del euro en una no-democracia tan poderosa y determinante de lo que ocurre en las naciones que la conforman iba a debilitar en grado extremo a las democracias nacionales, o incluso a desmantelarlas, como dice Habermas que ha sucedido en Europa.

La Europa del euro ha desnaturalizado e inutilizado a las ya de por sí menguadas democracias nacionales en Europa y se ha construido a ella misma sobre la base de considerar innecesarias y prescindibles a la voz, las preferencias y la decisión de la ciudadanía; es decir, a la Democracia. ¿Quién se puede extrañar, entonces, que cada vez más gente y partidos simpaticen, voten, se unan, justifiquen, convivan sin problemas, o tengan por aliados para gobernar a quienes la rechazan expresamente?3

Tags:
5 Comentarios
  • Pio
    Publicado a las 21:09h, 06 noviembre

    Despues de las graves consecuencias de la incompetencia ibérica en lo que toca a la pandemia de covid que sufrimos en el próximo pasado ( sobre todo de quien le tocaba gobernar en ese momento Psoe y Podemos) , después de eso digo, el gobierno de coalición se inventó el slogan de » capitan a posteriori » para anular y desbaratar las críticas hacia l@s que en ese momento protestaban por la falta de previsión de nuestras autoridades ( sobre todo del gobierno de la nación ). Pues bien. Siguindo la misma nomenclatura de sus amigos del gobierno, usred es un capitán a posteriori que solo critica lo que alguien hizo en el pasado oero es incapaz de generar ideas por anticipado para que ciertas cosas no ocurran. Me niego a que la izquierda sea solo una » cuadri » de amargaos que solo sirven para quejarse de lo pasado sin tener el valor de dar soluciones innovadoras para que ese pasado no se de. Me niego a que la izquierda se haya convertido en gestores-repartidires dee la riqueza que generan otros, sibre tofo si los que reparten se llevan la mejor parte como sus amigos de Nicaragua, Venezuela, Cuba y un sinfín de países totalitarios, formados por gentes en las que la única razón de su existencia es repartir lo que generan otros hasta el agotamiento de recursos y quedarse con el dinero y el poder que supuestamente reparten a los pobres como esas señoras hipócritas de la seccion femenina de su excremencia , el generalísimo , que tejían jerseicitos para los pobres.

    Me puede llamar insecto ó bocazas pero yo sigo denunciando a un funcionario privilegiado ( no solo a uno ) . Permitame llamarle » capitan a posteriori » como llamaba el gobierno de coalición a cualquiera que protestara por su incompetencia ( del gobierno )

    Yo lo hago por sus adivinaciones a posteriori sobre la europa del euro, que no surven para nada, solo para sugerir que usted lo haría mejor. Me paro por que pensando en ello me entran ganas de vomitar. Perdón . Veremos si publica esto.

  • Juan Torres López
    Publicado a las 21:16h, 06 noviembre

    Vaya, parece que por fin vomitó y que se tragó el vómito. Lo siento

  • Pio
    Publicado a las 21:39h, 06 noviembre

    No me lo tragué. Fue un vómito a posteriori.

  • Juan Torres López
    Publicado a las 22:17h, 06 noviembre

    Lo decía por la forma tan desagrable que tiene de expresarse

  • Luis
    Publicado a las 22:18h, 05 diciembre

    El rumbo de lo que es la UE no sólo lo vio Juan Torres. Recuerde que Francia y Holanda se negaron a aprobar aquella constitución que era los clavos de esta cruz. Es más, nada de esto es nuevo. Nada más terminar la II GM se comenzó a ver cuál era el rumbo de la Europa libre, que ponía a «ex» nazis en puestos de máxima relevancia, como el jefe del contraespionaje de la RFA o el asesoramiento de militares prestigiosos que dirigieron las tropas nazis. Por no hablar de las contemplaciones con Franco Nada nuevo, en realudad

Publicar un comentario