Pobreza junto al corazón de la opulencia

Pobreza junto al corazón de la opulencia

 En Francia, que es la sexta economía mundial, viven siete millones de personas por debajo del umbral de pobreza fijado en 774 euros mensuales por individuo y más de tres millones de personas residen en viviendas en malas condiciones o inadecuadas.
 En Alemania la situación es peor: unos 12,5 millones de personas (un 15.3 por ciento de la población, frente a un 13% en 1998) vive actualmente en la pobreza, considerando como pobre a los hogares que cuenten con menos del 60 por ciento del ingreso medio de hogares similares, algo menos de 400 euros mensuales.
 En Bélgica la pobreza afecta al 15.2 por ciento de la población (cerca de 1.5 millones de personas) y al 22,6% de los mayores de 65 años.
 En Italia había más de 7,5 millones de personas pobres (el 13.1 % de la población) en 2005, considerando así a quienes tuvieran un ingreso mensual menor de 465 euros mensuales. 
 En Estados Unidos es pobre casi el 13% de la población, más de 37 millones de personas, frente al 11,3% del año 2000.
 En España hay más de 8 millones de personas pobres y solo en Barceloma se calcula que más de 2.000 personas duermen diariamente en las calles.  

 

 ¿Alguien puede creer que está justificado que el modelo neoliberal de estos países, los más ricos del mundo y en donde se supone que el capitalismo tiene su rostro «más humano» y un funcionamiento más eficaz, se quiera imponer como «ejemplar» al resto del mundo? Si el neoliberalismo provoca estos efectos en los países ricos, ¿qué no traerá consigo en los empobrecidos? La respuesta, desgraciadamente, ya la conocemos. 

 

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario