¡Qué raro!

¡Qué raro!

 «Las compañías petrolíferas estadounidenses ofrecieron cinco millones de dólares a cada diputado iraquí para que aprobaran la ley del petróleo». 

 

 Qué raro. Es muy raro todo eso. ¿No decían que iban a Irak a beneficiar a los de allí? ¿Por qué tienen que convencerlos entonces de esa forma? ¿Es que estarán acostumbrados a forjar así la voluntad de las cámaras de representación de su democracia y piensan que todos los diputados son igual de corruptos que los suyos? ¿Será de verdad eso? ¿Por qué han de comprar voluntades de esa forma si Aznar y los demás nos dijeron lo bueno que iba a ser para Irak la invasión? 

 

 Ay, ay, ay, AznarBush y los 40.000 ladrones. Me temo.  

 

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario