Un espécimen al que desprecio: los profesores que se desentienden de los problemas de sus alumnos

Un espécimen al que desprecio: los profesores que se desentienden de los problemas de sus alumnos

 Una persona allegada me envía la nota que un catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad Complutense de Madrid hace pública con motivo de la revisión de la calificación a la que tienen derecho los alumnos. Dice así: «Se ruega: a aquellos alumnos que pretendan hacer uso de su derecho a la revisión, que se abstengan de aprovechar dicho trámite para la explicación de circunstancias y problemas personales, profesionales o académicos, completamente ajenos al examen de Derecho mercantil y, por lo tanto, a su revisión». 
 Por supuesto, ese profesor, como tantos otros, está en su derecho de desentenderse de las «circunstancias y problemas personales, profesionales o académicos» de sus estudiantes, aunque, desde luego, no está claro de ningún modo que todos ellos sean siempre «completamente ajenos al examen de Derecho mercantil y, por lo tanto, a su revisión». 
 Está en su derecho, pero precisamente porque hace uso de ese derecho que le permite desentenderse de las circunstancias y problemas personales, profesionales y académicos de sus alumnos, lo desprecio profundamente y le digo, si es que acaso me lee, que siento asco y vergüenza de pertenecer al mismo grupo profesional al que él pertenece porque eso no lo hace un auténtico maestro o profesor. 
 Post Data: A pesar de que el señor Sánchez-Calero ejerce la actividad privada en un conocido despacho de abogados me parece que deja mucho que desear como jurista: 
 a) La revisión de la calificación no es un «trámite», sino el ejercicio de un derecho.
 b) El reclamente puede alegar cualquier tipo de circunstancia que estime conveniente, con independencia de que quien resuelva la reclamación la tenga luego en consideración o no.  

 

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario