¿Y a esto qué nombre le ponemos?

¿Y a esto qué nombre le ponemos?

La Iglesia católica se apropia de cientos de bienes  municipales:
 Atrios, viviendas y hasta  un frontón

 Registran a su nombre cientos de propiedades públicas gracias a una ley de Aznar de 1998.

 

 iglesia 

 

 

 

 
 
 

 

 

 

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario